domingo, mayo 20, 2012

La antigua Roma en Sud de France

Los Grandes Juegos Romanos





¡Hola amigos!
 ¿Os gustaría visitar los lugares del Sur de Francia donde aún se conserva vestigios de su pasado romano? En esta ocasión os presento unos lugares llenos de encanto y que tienen su culminación en Nîmes donde, a finales de Abril, tiene lugar el extraordinario espectáculo de "Los Grandes Juegos Romanos". Durante 2 días la ciudad de Nîmes recrea el esplendoroso pasado de la antigua Nemausus. En su anfiteatro se reviven las luchas de gladiadores y las estrategias militares de las Legiones Romanas. Terminaremos este insólito viaje visitando Le Pont de Gard, una obra gigantesca para hacer llegar a Nîmes el agua del manantial de Uzés. Este viaje se puede hacer pernoctando 3 ó 4 noches. Hay que tener en cuenta que el espectáculo en Nîmes ocupa un día entero (sábado o domingo).
Bueno, si os parece, nos ponemos en marcha.
(Cualquier foto de este blog puede verse en tamaño grande si haceis 1 click justo encima).

Seguro que si os doy la recomendación de salir pronto no os tomará por sorpresa... ¡siempre recomiendo lo mismo! Llegais a la frontera y tomais la autopista dirección Narbonne. Salir en  "Béziers oeste" y seguir por la N9 dirección Nissan-lez-Ensérune para visitar el Oppidum d'Ensérune. Está abierto, de Abril a Septiembre, de 10 a 12.30 y de 14 a 18. En invierno, de 9.30 a 12.30 y de 14 a 17.30. Es gratuito para los menores de 26 años.
El Oppidium d'Ensérune está encaramado sobre una colina de gran superficie con pendientes escarpadas y ofrecía una protección natural ideal para ser un poblado fortificado. Fué una de las más importantes ciudades galas del Midi Mediterráneo. Este lugar, del que se ignora el nombre antiguo, fue habitado ininterrumpidamente desde mediados del siglo VI antes de nuestra era hasta comienzos del siglo I. Desde finales del siglo VI hasta finales del siglo V fué un habitat muy modesto con casas de adobe y caña. A partir de entonces, se estableció una ciudad al resguardo de verdaderas murallas.
Es un periodo de prosperidad y de numerosos intercambios comerciales. No obstante, a partir del finales del siglo I de nuestra era, este hábitat formado por 300 ó 400 personas pacíficas, se abandonó totalmente para trasladarse a otros hábitats de llanura. Una vez asentados, se dedicaron a la agricultura y a intercambios comerciales con Fenicios, Etruscos y Griegos.

La visita es muy interesante. Se pueden ver los 72 silos situados en una terraza: un verdadero granero colectivo. Las tinajas donde se guardaba el grano son espectaculares. Estaban decoradas y firmadas por la persona que las había hecho. También hay 2 cisternas que han consevado su sistema de conducción de agua. Se puede contemplar una alineación de salas a lo largo de una calle y, hacia el oeste, se encuentra la necrópolis de incineración.
En el Museo se puede apreciar vasijas y diversos utensilios encontrados a partir de las excavaciones efectuadas hasta el momento actual.


La panorámica que se divisa desde la cumbre es espectacular: La existencia de un lago que se secó a favor de tierras agrícolas han dibujado un paisaje con un eje central y radios que se propagan en todas direcciones, convertidos en la actualidad en canales de riego y, no lejos de allí, la importante y majestuosa Via Domitia, construida a partir del 118 a.c. con el objetivo de unir Italia con la España romana.
Después de esta visita, mejor buscar alojamiento. Todos los pueblos son encantadores y siempre encontrareis un lugar agradable para saborear una buena cena y pasar la noche.

Estamos en el segundo día. En cuanto hayais desayunano, volveis a tomar la autopista dirección Sête para, a la salida 33, ir dirección a Bouzigues. Estais en el Estanque de Thau. Hay un paseo precioso a lo largo del lago y allí encontrareis el Museo del Étang de Thau. Este museo es imprescindible para descubrir la historia de la producción de ostras en el Estanque de Thau.

Fué en la época Gallo-romana(-100 a +300 años) cuando se empezó a pescar en este estanque y se ideó la manera de producir ostras a gran escala.  La fundación de las ciudades de Barrou y Balaruc y la construcción de vías y acueductos dan constancia de la prosperidad de este litoral en aquella época. En la actualidad, las ostras se cultivan en "mesas" ancladas en el mar (lo vereis con detalle dentro del museo).

En el mismo Quai du Port de Pêche encontrareis muchos restaurantes que sirven toda clase de pescado. No dejeis de degustar las ostras del lugar. También os recomiendo el pez espada y el atún.
Después de comer podeis dar una vuelta por Sète. Es una ciudad marinera por excelencia pero muy bonita, sobre todo no dejeis de visitar el puerto de pescadores. En sus muelles, el pescado llega regularmente por las tardes, a la puesta de sol. Los restaurantes, que proliferan en este lugar, esparcen sus aromas a todo lo largo y ancho del puerto. Si disponeis de tiempo, llegad hasta ver mar abierto. A veces el espectáculo es impresionante.


Por la D-158 estais casi tocando a Lupián. Aquí se encuentra el Museo galo-romano de "Villa Loupian". Es la representación de una explotación agrícola de la antigüedad. La finca comprendia tierras húmedas en la parte baja que daba al estanque de Thau y componentes secos en la parte alta de las colinas. En este lugar se cultivaba cereales, aceitunas y viña para obtener vino.

También había cría de ganado y, en la parte del estanque, pesca y criadero de ostras. Se han descubierto instalaciones de un pequeño puerto que permitía la salida por el estanque de Thau, hasta el mar Mediterráneo, de los barcos cargados con todo lo que producía esta explotación agrícola y ganadera.
La residencia principal era un pequeño palacio muy decorado y lleno de magníficos mosaicos. Se pueden contemplar las espaciosas estancias, la gran sala de recibir visitas (con figuras que te trasladan a aquella lejana época), la sala de recepciones, etc. Todos los mosaicos, una vez restaurados han sido colocados en sus emplazamientos de origen. Los más valiosos son los de la sala de recibir visitas.

Se ha construido una estructura para salvaguardar estos vestigios arqueológicos de las inclemencias del tiempo y, en su interior, hay una pasarela a una altura apropiada que permite la visión general de todo lo que se ha encontrado en las excavaciones. Está abierto todos los días de la semana de 13.30 hasta las 17 horas. Os aconsejo que no os perdais esta visita.

A la salida podeis dirigiros hacia Lunel. Lunel es la capital del "Pays de Lunel", la cuna del muscat (moscatel). Este vino dulce auténtico que se puede beber con el aperitivo, el postre, el foie-gras o el queso, es producido en cuatro pueblos del territorio. En la Edad Media, era el vino de los príncipes. Mencionado por los reyes de Francia, es también un vino de artistas, mencionado por Louis Feuillade y por el pintor y escritor Jean Hugo. Lunel es una ciudad pequeña y muy acogedora donde pasar la noche y cenar.

En los alrededores podeis encontrar varias "Chambre d'Hôtes". Algunas parecen antiguas mansiones, rodeadas de paz y sosiego y con todas las comodidades en su interior. En estos lugares encantadores sirven cenas y, por descontado, unos sabrosos desayunos elaborados con productos de sus propios cultivos. Los dueños son personas muy amables y siempre podeis tener una velada de lo más interesante hablando con ellos de diferentes temas.


No dejeis de visitar el barrio medieval de Lunel con sus bóvedas de los "Caladons", la Capilla de los Penitentes y el "Fonds Médard" y sus 500 obras antiguas. El Castillo de Masillargues, a pesar de que necesita una total restauración, es una verdadera obra de arte.

En Lunel y sus alredores se pueden practicar toda clase de deportes: pesca en el rio Vidourle, escalada, tiro con arco, VTT, marcha deportiva, piraguismo en Saint-Sèriés, paseo a caballo, etc. Desde la roca de Saint-Sériès se puede apreciar una bonita panorámica y relajarse con la tranquilidad que proporciona la naturaleza.

"La pequeña Camargue" es una carretera que discurre entre las tierras agrícolas. Las casas de campo se denominan, al igual que en Cataluña, "mas". Podemos ver a lo largo de esta encantadora ruta: Mas de Bauregard, Mas de Tamarlet, Mas des Demoiselles... También podemos ver algunos toros negros y caballos blancos... ¡una maravilla para nuestros ojos!
En Saint-Christol se está creando un Polígono Turístico al aire libre donde se dará a conocer la historia del vino, con plantaciones de viñedos y degustaciones, parque infantil y muchas otras actividades. El edificio se está construyéndo ecológicamente y será enteramente sostenible, con pozos profundos para sacar el calor del interior de la tierra en invierno y el frio en verano.



Estamos ya en el tercer día. Tomando la D-34, a escasos kilómetros de Lunel, llegareis a Vérargues. Aquí podeis visitar el Château de Pouget. Edificado alrededor del siglo XI, este hermoso castillo situado sobre un antiguo emplazamiento romano, fué desde sus comienzos, una villa eminentemente agrícola.

Alrededor del siglo XIII se convirtió en una plaza fortificada de los caballeros templarios, pertenecientes a la Orden de Malta. A partir del siglo XV pasa a ser propiedad de la Baronía de Lunel. En la actualidad pertenece a una familia de Saône et Loire y ofrece una visión de autenticidad y elegancia dificil de superar. 

Este castillo funciona como "Chambres d'Hôtes", con sus cinco habitaciones amuebladas con muebles antiguos propiedad de la familia, cada una diferente, y decoradas al estilo "rococó" con un gusto excelente. El castillo es el marco ideal para celebrar bodas, recepciones y seminarios de alto standing. Las salas de recepción se encuentran en la parte baja, en las antiguas caballerizas.
Se conservan los abrevaderos y un tonel de grandes dimensiones donde se guardaba el vino. Completa este bello marco unos cuidados jardines que son un marco ideal para hacer unas fotos inolvidables de las parejas de novios que deciden celebrar su ceremonia en este elegante lugar.


Muy cerca de Lunel está el Oppidum d'Ambrussum, declarado Monumento Nacional,  en la salida 27 de la autopista. No obstante, no es necesario ir por autopista ya que está muy cerca. El Oppidium d'Ambrussum es un emplazamiento arqueológico de unos 700 metros de largo por unos 300 metros de ancho.

Su situación, construido en lo alto de una colina, le permitía tener un control total de la Vía Domitia.

En este emplazamiento se han encontrado restos de viviendas y la antigua fortificación de la muralla, actualmente con 26 torres y muy bien conservada, que data del siglo III a.C y está clasificada como "Monumento Histórico".

En el barrio bajo, los habitats eran eminentemente agrícolas y destaca una gran construcción, que debía ser una posada, lugar de descanso y cambio de caballerizas con alojamientos, baños públicos y pozos.  También se han encontrado las ruinas de un templo. Esta parte baja no se puede visitar.

De gran belleza son los restos del puente que cruzaba el río Vidurne: Le Pont Ambroix. (El célebre pintor Gustave Courbet pintó un maravilloso cuadro de este puente que, en la actualidad, se encuentra en el Museo Fabre de Montpellier). De una longitud de 100 m. de largo, se componía de 11 arcadas por encima de las cuales pasaba la Vía Domitia la cual subía hasta el Oppidum con gran facilidad.

En esta vía adoquinada, antigua calle principal del Oppidum, se pueden apreciar los surcos de las ruedas de los carruajes.
Cerca del puente se han iniciado trabajos de excavación para sacar a la luz el barrio bajo de Ambrussum. Estos trabajos se ven muy dificultados por ser, esta parte del Opidium, de pertenencia particular.

En el museo se encuentran gran cantidad de ánforas y utensilios, así como muchos elementos de adorno: pendientes, collares, brazaletes, hebillas de cinturón, fundas para dagas. A destacar unas vasijas finamente esculpidas con nombres propios.
Nos despedimos del lugar esperando volver a visitarlo cuando puedan hacer las excavaciones de la parte baja. Creo que serán muy interesantes.

Ya estamos en Nîmes. Es viernes por la tarde y, alrededor de las Arènes, se respiran aires de la Roma antigua. Les Arènes de Nîmes se construyeron a finales del siglo I después de Cristo y con sus 133 m. de largo era uno de los anfiteatros más grandes de toda la Galia.

Se compone de 2 niveles y 60 arcadas y tiene una capacidad para 20.000 espectadores. Un sistema perfecto de corredores y escaleras permite llegar a tu asiento y abandonarlo de una manera rápida y segura.

Todo Nîmes se vuelca, literalmente, en esta 3ª edición de "Los Grandes Juegos Romanos".  Su éxito se debe a su  altísimo nivel de exigencia en el plano histórico. Este año, mas de 500 figurantes, que provienen de toda Francia y también de Alemania, Italia, Suiza Y España se darán cita en estos Juegos Romanos.

Sus uniformes, sus armas, sus estandartes y todo el equipamiento utilizado se apoya en fuentes históricas y arqueológicas precisas y todo está supervisado por el Departamento de Cultura  y el Departamento de Historia. La persona que hace de narrador de los hechos es, en la vida real, un catedrático de Historia.

Aúnque la ceremonia empieza mañana, ya se pueden ver camareros vestidos con túnicas blancas, jovencitas con coronas de flores y caballeros con coronas de laurel. De pronto, te encuentras con una Legión romana que está ensayando, con toda seriedad, el espectáculo del día siguiente. Dentro de las Arènes, el  ambiente  es febril. Los gladiadores ensayan sus estratégias, los jinetes sus saltos mortales con los caballos.


Los gladiadores luchan cuerpo a cuerpo... Al Caballo de Troya le están manipulando el mecanismo para hacerle bajar la cabeza ya que mide 6 metros de altura y 2.50 m. de largo y no pasa por la entrada del anfiteatro.... También se puede visitar el Museo de los Gladiadores, instalado en la parte baja de las Arènes. Es muy pequeño pero muy interesante.



 


Cuarto día. Bueno, ya ha llegado el sábado y con el empiezan los actos. Todo lo que va a acontecer hoy es historia. Nos remontamos al año 122 de nuestra era. Hace 5 años que el Emperador Adriano a sucedido al Emperador Trajano.  Adriano tiene 46 años y se dedica a la organización de su vasto imperio. Había hecho construir en Nîmes una basílica admirable y decide visitar esta ciudad.

La visita de un Emperador a una ciudad de provincias es un caso excepcional. Adriano ofrece, con motivo de esta visita, la celebración de unos Juegos Romanos. En aquel tiempo, los gladiadores estaban en su apogeo. Algunos eran esclavos pero, los mejores, eran libres y muy bien entrenados. Los Juegos se componían de varias etapas. Pero esto lo voy a contar tal y como ocurre en esta ciudad de Nîmes el dia de Los Grandes Juegos Romanos.









El primer acto se va a celebrar en La Maison Carré. Dedicada a Calus y Lucius César, pequeños hijos adoptivos del Emperador Augusto, este monumento es el único de la  antigüedad completamente conservado. Seduce por la armonía de sus proporciones, la elegancia de sus columnas con capiteles coríntios y por la grandiosidad de su decoración arquitectónica.
El acto que se celebra en primer lugar es la Ceremonia de Culto Imperial. Todas las legiones del Emperador, con sus estandartes y jefes militares al frente, están presentes en la ceremonia.
Bajo la denominación de culto imperial se incluye el conjunto de rituales religiosos realizados en honor del emperador romano y su familia. El objetivo principal de este culto era demostrar la superioridad del gobernante sobre los hombres mediante su adscripción a la esfera divina. Este acto es bastante largo y durante el mismo se hacen diferentes ofrendas al Emperador mediante la figura del gran sacerdote. Aunque parezca imposible, estamos aquí, delante mismo de la Maison Carré, y en el mismo lugar que, 1.800 años antes, tuvo lugar la ceremonia que podemos contemplar en el dia de hoy.
Terminada la ceremonia, todas las tropas y el mismo Emperador con su familia, se dirigen al Coliseum de les Arènes donde, después de un refrigerio parecido a la comida que servían a la legión en aquellos tiempos y servido bajo unas lonas parecidas a tiendas de campaña, empezarán los Juegos Romanos.


Ya en las Arenas, el acto comienza con un desfile de presentación de las tropas: todas las legiones romanas con sus estandartes, tropas auxiliares, celtas al servicio del Emperador y la entrada del Emperador Adriano en un cuádriga tirada por dos corceles, tan bien entrenados, que más que andar parece que ejecuten pasos de ballet.




Una vez el Emperador está en su asiento del palco Real, junto a su esposa, da la orden para que comienzen los Juegos.


Se empieza con una captura de esclavos. Los prisioneros deben superar una serie de pruebas para recobrar su libertad. El Emperador es quien pronuncia la última palabra....
Acto seguido es la representación de la Guerra de Troya. Los griegos utilizaron este legendario caballo para sorprender a los troyanos mientras dormian y tomar el control de la ciudad.





A continuación, combate de gladiadores para terminar con la impresionante batalla final con las más sofisticadas técnicas militares de aquella época. Legionarios, mercenarios, romanos y bárbaros. A pié, a caballo. en carros de combate, con redes, con espadas, etc.  Todo un espectáculo increiblemente hermoso. Si disfrutais con buenas representaciones de lo que fué la época romana, no os podeis perder la ocasión de ver estos Juegos Romanos. Tened seguro que no os van a dejar indiferentes.


Quinto y último día.
Aúnque parezca mentira, ya estamos en el día de vuelta a casa. Después de desayunar, aún con "resaca" de tantas emociones vividas ayer, nos preparamos para ir a visitar El Pont du Gard. Podeis tomar la autopista y salir ....


El Pont de Gard es el puente-acueducto más alto del mundo (48m. de altura). Está formado por tres puentes superpuestos, respectivamente compuestos de 6, 11 y 35 arcos. Su arco central encierra la corriente del Gardon.  Diseñado para transportar agua hasta la ciudad de Nîmes, demuestra el extraordinario conocimiento técnico de los ingenieros romanos. La construcción del acueducto duró 15 años y la del puente, 5.

El agua era captada en las fuentes de Uzés y, a traves de un canal que aprovechaba el relieve natural, recorría 50 km. hasta llegar a Nîmes, donde el agua pura y fresca surtía las fuentes, termas, jardines y casas privadas de la ciudad galo-romana. El declive medio del canal era de 25cm/km y su caudal medio de 20.000 m3/24 horas.
Notablemente conservado hasta hoy y clasificado en el Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1985, este monumento está situado en un paisaje mediterráneo natural de 165 hectáreas. Viajeros de todo el mundo llegan a diario para contemplar esta joya de la civilización romana. La visita comentada de Pont du Gard junto con el paso por la canalización antigua, donde circulaba el agua hace 2.000 años, es un recorrido excepcional y lleno de emoción.

El Museo es una parte importante de la visita. Aquí se unen reconstituciones, maquetas, películas y puntos interactivos. Una película, de 20 minutos de duración, presenta las más bellas imágenes de Pont du Gard. Esta película se puede ver en varios idiomas.
 La Ludo, un espacio lúdico para los más pequeños (5 a 12 años), está lleno de temas interesantes, inclusive para los mayores. Ocupa un espacio de 600m. y su objetivo es despertar la curiosidad, instruir y hacer tomar conciencia sobre el medio ambiente.
También encontrareis una Mediateca por si quereis profundizar en los conocimientos.
Podeis preguntar cuanto querais: siempre encontrareis algún empleado dispuesto a daros todas las explicaciones que necesiteis. Todo el mundo es extremadamente amable.
Si disponeis de tiempo y hace calor, podeis hacer picnic a la orilla del rio y, si os apetece, os podeis bañar.
Si os apetece hacer este viaje, tened en cuenta que los fines de semana de 8 y 9 de Junio y 15 y 16 de Junio (2012) se celebrarán las Ferias du Pont. Habrá un espectáculo monumental que combinará la tecnología más moderna con las composiciones de luz y sonido más impresionantes. Serán 4 días de ritmo frénetico especialmente dirigidos al público de...¡ entre 1 y 99 años!

Encontrareis un "snack" en la ribera izquierda y un restaurante tradicional en la ribera derecha (sólo en verano). El aparcamiento es vigilado y se paga por vehículo (18€ hasta 5 viajeros). Si reservas la comida en uno de los restaurantes del sitio, el parking puede ser gratuito.

Y aquí voy a terminar este viaje a "través de la historia". Quizá ha sido un poco diferente de los otros pero os aseguro que, si lo haceis, lo encontrareis muy, muy interesante. En mi entrada: "Una escapada al Sur de Francia" encontrareis más vestigios romanos y todos muy fáciles de visitar ya que están muy cerca del itinerario de este viaje. Y, como siempre, un consejo: no dejeis de consultar la página www.sunfrance.com. Todo lo que querais saber como complemento de vuestro viaje, en esta página está descrito con todo detalle.

Un abrazo para todos los que leeis lo que escribo. ¡Hasta muy pronto!

Magda













2 comentarios:

kendopitecus dijo...

Quines ganes de fer aaquest viatge!!!! Quines són les dades exactes???

Actualidad de Cuba dijo...

Hermoso recorrido el que has realizado por este lugar, encontrar una ciudad como era la antigua roma en un lugar como Francia, bien vale la pena estar unos días por Nîmes y ver este espectáculo con los grandes juegos romanos.