miércoles, junio 27, 2012

El Vallespir y Collioure

 El Vallespir y Collioure
(2 noches-3 días)



¡Hola amigos! De nuevo estoy con vosotros para presentaros una buena ocasión para pasar un fin de semana diferente .. ¡y sin hacer demasiados kilómetros! Lo que voy a presentaros está "al lado de casa", en la Catalunya Nord, sólo pasar la frontera....Limita al sur con la Garrotxa, el Ripollés y el Alt Empordà y por el lado norte con el Conflent y el Rosselló: Es la bella región del Vallespir.
De Barcelona a La Jonquera teneis una hora y media y pagais 11.45€. Tened en cuenta que, desde hace poco, han eliminado a los cobradores que estabán en las cabinas de pago y los han substituído por máquinas. Acercad el coche a la máquina de cobro tanto como podais y así maniobrareis mejor y los de detrás no perderán la paciencia.
Al pasar la frontera tomar la autopista A-9. Mirad los paneles de la carretera. Siempre informa de los monumentos y curiosidades de la zona donde estais pasando. Así es que, si parais para tomar un café o simplemente para descansar un poco, hacedlo en algún lugar donde se pueda ver algo interesante.
Tenemos que salir a Le Boulou, que es la salida primera de la autopista francesa.

(Si haceis "clic" sobre las fotos, se convierten en mayores y permiten una mayor visibilidad).

Cogeremos la D-115 y nos encontraremos en la cuenca del Ceret. Peró, como estamos en "fin de semana largo", nos podemos permitir hacer una "travesura" y dejar nuestro destino para la tarde. Así es que vamos a coger la D-618 ( en dirección contraria) y, sin darnos apenas cuenta, nos vamos a encontrar en Collioure.

Colliure es un lugar idílico, al Sur de Francia, al borde del Mediterráneo y a sólo 26 km. de la frontera con España. Su pequeño puerto está situado en una bahía donde se juntan las aguas del Mediterráneo y las rocas del macizo de los Pirineos.


Es un pueblo muy pintoresco, con callejuelas tortuosas y casas pintadas de colores. Es un lugar de inspiración de pintores y artistas que han llegado de todos lados para plasmar en sus cuadros esta luz tan especial que emana de cada rincón. Por aquí pasaron y pintaron el pequeño puerto en sus lienzos: Picasso, Derain, Dufy, Chagall, Marquet... Henri Matisse, el célebre pintor, dijo: " En Francia no hay cielo más azúl que el de Collioure...."
Este bello lugar del mediterráneo era ya, en el año 673, un importante puerto comercial bajo la ocupación de los Visigodos. Ciudad fortificada desde el siglo X, Collioure fué la residencia de verano de los Reyes de Mallorca. En 1642, Vauban modificó sus fortificaciones y dió a Collioure su aspecto actual. Entre sus monumentos cabe destacar Le Chateau Royal, al lado mismo de la bahía, junto a la Iglesia de Nuestra Señora de los Angeles, mezcolanza de todos los estilos: el campanario, de origen medieval, servía de faro.
Hasta 1810 no llegó a tener la fisonomía que podemos ver ahora. A destacar el retablo del Altar Mayor, esculpido en madera y recubierto de fina capa de oro.

La Tour de Madeloc, situada a 652 m. de altitud, era una antigua torre de señales y vigilaba el mar a todas horas.
El Fort Saint Elm, construido en 1552 por Carlos V, fué durante muchos años, la plaza fortificada que defendía toda esta parte de la costa.
No es de extrañar encontrarse con la entrada de una farmacia que parece transportarte a más de un siglo atrás. En pocos lugares se encuentran tantos contrastes como en Collioure, un lugar para dejar volar la imaginación......
La actual sede de la Cooperativa fué, en el siglo XIV, la Iglesia del Convento de los Dominicanos. Su Claustro, adosado a la Iglesia, fue comprado por el Ayuntamiento y reinstalado dentro del Parque Pams.

Las callejuelas de la parte vieja de Collioure son un remanso de paz y tranquilidad y han sabido mantener intactas todo el encanto de su pasado histórico, célebre desde la época de los Reyes de Mallorca. El clima mediterráneo y una cantidad enorme de horas de sol, garantizadas por la Tramuntana, hacen de este lugar un trozo de paraiso.
En Collioure falleció en 1939, en el exilio, el insigne poeta y humanista Antonio Machado. Su tumba, dentro del Cementerio Municipal, está siempre llena de flores y poemas y es un lugar de peregrinaje para sus devotos admiradores. No dejeis de visitarla.
Patrick O'Brian, el célebre novelista, vivió en este pueblo desde 1949 hasta su muerte. También está enterrado en este cementerio.

Es hora de volver a nuestro viaje inicial, pero nos vamos con la satisfacción que proporciona el haber visto un lugar precioso y cargado de historia. El azúl de este mar nos va a acompañar durante mucho tiempo...

Estamos en el bajo Vallespir. Pasamos por Saint Jean Pla de Corts y, enseguida, encontramos Ceret (pueblo de cerezas) y... ¡esta es la pura verdad! Lo podeis constatar viniendo a este bello pueblo a mediados del mes de Junio: árboles repletos de cerezas por todos lados..¡las mejores cerezas que nunca habeis probado!!

El mercado de los sábados por la mañana ofrece todo lo que podais imaginar de lo que se cultiva en la región. Ocupa todo el centro y podeis encontrar cualquier cosa que necesiteis. El único problema es que no podeis circular en coche hasta que se termina el mercado. No obstante, al lado mismo hay unos parkings enormes y gratuitos donde podeis dejar el coche sin ningún problema.

La belleza de Ceret, con sus inmensos plátanos de más de 150 años de antigüedad y sus pequeños riachuelos de agua discurriendo al lado de la acera, sorprende siempre al visitante. En tiempo de los Reyes de Mallorca se construyó el puente que cruza el rio Tec: Le Pont du Diable. La leyenda de esta construcción es parecida a la de otros puentes. Después de haber sido arrastrado por las aguas una y otra vez, el ingeniero constructor hace un pacto con el diablo: Le vuelve a construir el puente a cambio del alma del primero que lo cruce. El ingeniero hace cruzar un gato negro y el diablo se hunde en las agus del río lleno de rabia. Se asegura que, en tiempo de crecida y durante la tempestad, se oye aún el alarido del diablo. 

Ceret fué fundada por el Emperador Carlomagno antes del año 814. La vida fué muy dura en Ceret. La peste se instaló en este lugar durante 5 años. Las inundaciones y las heladas destruyeron las cosechas una y otra vez...

La fuente dels Neuf-Jets, situada en la plaza del mismo nombre en el centro mismo de Ceret, es una fuente gótica edificada durante el reinado de Sancho I de Mallorca (siglo XIV). En el siglo XV, Ferrán d'Aragó le añadió un león en la parte superior. La inscripción: "venite ceretens, leo factus gallus" (venid, ceretanos, el león se ha convertido en gallo) proviene del año 1659 cuando la Catalunya Nord fué anexionada a Francia y el león miraba hacia Francia. Posteriormente, el león vuelve a mirar hacia las tierras del sur, como miraba en sus orígenes.

En 1793, cuando les atacaron los españoles, los ceretanos no se defendieron y fueron españoles durante un año. En el siglo XIX con la inplantación del ferrocarril, la agricultura se transforma. En 1850 se empieza a cultivar cerezas.
Les Arcades era el punto de reunión de los habitantes del pueblo.

En 1910, un grupo de pintores cubistas y fauvistas se establecieron en Ceret. Picasso, enamorado de Ceret, trajo aquí a sus amigos: Matisse, Cocteau, Juan Gris, Max Jacob y Chagall. Sus obras se muestran en el Museo de Arte Moderno


Hay que visitar el "viejo Ceret". Las calles son estrechas con numerosas casas antiguas de ventanas altas y bellos trabajos de hierro en sus rejas y balcones. Entre las mansiones antiguas destaca el Hotel Vidal, en la place Chaïm. Es de finales del siglo IXX y está decorado con palmeras y cruces.


La Iglesia de Saint Pierre es una obra de arte del gótico catalán. La gran puerta de marmol data del 1398 y las dos piedras sepulcrales de la fachada son, una de finales del siglo XXIII y la otra de principio del siglo XIV. El altar mayor construido en 1606 fué destruido y en 1792, el escultor François Boher ejecutó el que podemos ver en la actualidad. Es un monumento de la época napoleónica: Un  coro de ángeles rodeando el blasón de San Pedro . Es único en la región.

El Museo de Arte Moderno de Ceret fué inaugurado el 18 de Junio de 1950, en las antiguas salas del Convento del Carmen, del siglo XVII. Con el tiempo se fué extendiendo a los edificios vecinos. En los años 80 se decidió rehabilitarlo. Este nuevo museo fué inaugurado el 17 de Septiembre de 1993. Durente estos 50 años el museo se ha implicado en el Arte Contemporáneo y ha llegado a ser un lugar preponderante de la creación artística. Vale la pena visitarlo.
Si te desvías de la carretera general un par de kilómetros, llegarás a Montboló. Su iglesia romana del siglo X, con un retablo de la Virgen con el Niño del siglo XV, en madera y filigranas de oro fino, es una maravilla.

A los pocos kilómetros nos encontramos en Amélie-les-Bains. Antes se llamaba Els Banys pero, el 7 de Abril de 1840, para honrar la visita de Maria Amélia de Borbón, se cambió su nombre por el que lleva ahora. Es una estación verde de vacaciones y está rodeada de una naturaleza exuberante.

Debido a su fama como estación termal, los hoteles han proliferado y se pueden ver bastantes edificaciones de varios pisos de altura. Hay muchos turistas, preferentemente personas un poco mayores que van a "tomar las aguas". Tiene unos paseos muy bonitos, llenos de árboles y bancos donde te vas a sentir muy a gusto cuando el calor empieza a apretar.
La Iglesia de St-Quentín, del final del siglo XIX, es de estilo medieval. Le Calvaire, una cruz de 8 m. de alto, está situada a 337 metros de altitud, al final de una fácil caminata que vale la pena realizar.

Palalda es un pequeño pueblo medieval, que pasó a ser anexo de Amélie-les-Bains en el año 1942. Esta justo encima de Amelie-les-Bains y parece un grandísimo balcón sobre la ciudad. Según los historiadores, en el año 814 ya se hace mención de su existencia. La  construcción de sus fortificaciones las llevó a cabo su primer señor: Guillem Hug de Serralongua. Se compone de 2 torres de defensa. En una parte de esta fortaleza están ubicados 2 museos:
El museo de la Poste  en Roussillon y el Museo de Artes y Tradiciones populares.

La Chapelle du Rosaire, de 1673, contiene un magnífico retablo en madera. Tanto el pequeño pueblo como la capilla te encantarán y la vista de todo el valle que ofrece desde cualquier parte es impresionante.

Hemos llegado a Arles-sur-Tech, antigua ciudad romana con un rico patrimonio, tanto por sus tradiciones como por su magnífico entorno natural. Lo que ha hecho más famosa a Arles es su magnífica abadía.
La Abadía Carolíngia d'Arles-sur-Tech fué fundada en el año 778. Posee un claustro gótico, sóbrio y elegante. Contiene frescos del siglo XII, un panel de retablo del siglo XVII, la Sainte-tombe del siglo IV y un órgano Schmidt del siglo XVIII. La iglesia de Santa María de Arlés puede enorgullecerse de ser la abadía carolíngia más antigua de Cataluña.

La Santa Tumba merece explicación aparte. No se trata  solamente de un monumento arqueológico más sinó, también, de un enigma perfecto para los científicos. La Santa Tumba es un sarcófago monolítico de marmol blanco que se encuentra en la parte izquierda de la Iglesia. Tiene una capacidad de 300 l. y está apoyado sobre zócalos de piedra sin ninguna comunicación con el exterior. Este sarcófago contiene en su interior agua limpia y clara que no se sabe de donde proviene. Cada año, el día 30 de Julio, se abre y se reparte el agua entre los feligreses. Luego, sin saber como, se vuelve a llenar.

Antes de dejar este bello lugar, no dejeis de degustar las magníficas rosquillas, una exquisitez local. Y si os quedais a comer, lo más típico son las "boles de piculat" (nuestras almóndigas), más grandes y con un sabor más intenso.

Dejamos Arlés-sur-Tech y nos dirigimos 2km. al oeste hasta llegar a Les Gorges de la Fou, una maravilla irrepetible.



Es una falla de 200 m. de altitud con una sucesión imparable de grutas y cascadas. Tienen una longitud de 1.739 m. Son las gorges más estrechas del mundo y una formación geológica única y sorprendente.

El corte vertical en la roca supera los 200m. La longitud del "cañón" es de 1739m. La pasarela metálica actual permite la visita hasta una longitud de 1.500m. La diferencia de nivel entre la entrada y la parte más lejana es de 157m. lo cual supone una pendiente del 9%. El torrente que corre por debajo de la pasarela se llama La Fou y ha dado su nombre a este hermoso lugar.
Lo más impresionante de esta gruta es su estrechez: menos de un metro en según que lugar.
En el lugar llamado "La roca del soldat" se domina todo el fondo del "cañón" y es la roca más alta de la formación,con 205m. Aquí explica como se llegaron a encontrar estas gorges: Hace más de 60 años un pastor pastoreaba un rebaño de cabras. De pronto una de ellas se cayó por una terraza que colgaba en el vacío.
El pastor logró recuperarla pero...¡su pelaje se había vuelto blanco del susto!
En 1928, un grupo de espeólogos emprendieron por primera vez la travesía total de les gorges. Y así fue como estas extrañas gorges pueden ser visitadas, hoy en día, por miles de turistas que quedan admirados. La pasarela metálica está protegida por todos lados, lo que ofrece total seguridad en la visita. El tiempo medio que dura la visita es de 1.30h.

Están abiertas de Abril a Noviembre y su horario es de 10 a 18h. Hay que tener en cuenta que, en caso de lluvia fuerte o tormenta, permanecen cerradas.



Ya estamos en Prats de Molló, en el alto Vallespir. Este bello pueblo, construido en la ribera del río Tech, conoció un periodo de gran prosperidad económica entre los siglos XIII y XVIII.
Esta pequeña ciudad, fortificada por Vauban, os hará descubrir antiguas mansiones con rejas de hierro forjado y callejuelas estrechas y tortuosas que os llevarán más allá de 3 siglos de historia.
Actualmente podemos ver lo que queda de este pasado rico y glorioso: un patrimonio artístico excepcional rodeado de una naturaleza preservada y de unas tradiciones intactas.

La iglesia de Santa Justa y Rufina es un hermoso ejemplo de la arquitectura religiosa del siglo XVII, con retablos finamente labrados sobre mobiliario barroco. La capilla, construida por un particular en el siglo XVII, tiene un valor excepcional por sus pinturas y sus "vitraills" de Jean Lareuse.

Dominando la ciudad fortificada está Ford Lagarde, con una capacidad para 100 soldados. Este fuerte fué construido en varias etapas, alrededor de una antigua torre de defensa medieval. Para subir al Ford Lagarde se pasa por una sucesión de arcos semi subterráneos separados por partes ajardinadas. Os recomiendo subir y disfrutar del paisaje. De verdad que vale la pena y no os vais a cansar mucho. Es un paseo de 15 minutos apto para todos.

Ha llegado el último día y cambiamos de carretera. Vamos a coger la D-615, a la salida de Ceret. Nuestro propósito es visitar un par de pueblos de la asociación de "Los más hermosos pueblos de Francia". Después de recorrer 22km., en Thuir, encontraremos un desvio que nos va a llevar a Castellnou.


Castellnou (Castellnou dels Aspres en catalán) es un lugar turístico y cargado de historia. El conjunto medieval, desde la carretera y un poco antes de llegar al pueblo, es de postal. Su castillo fue construido en 990 por el señor feudal. En el año 1003, Guillem de Castellnou fundó el Vizcondado del Vallespir. Su hijo y heredero Guillem II cambió la denominación del título, en 1067, pasando a ser Vizcondado de Castellnou.
Durante la Revolución Francesa el castillo fué saqueado y abandonado. En 1897 fué restaurado y en 1981 lo compró una sociedad privada que lo ha dedicado eminentemente al turismo.
El pueblo conserva su aspecto medieval con sus murallas y su castillo vizcondal. Sus callejuelas estrechas, repletas de flores y adornos, te transportan a cientos de años atrás..
Volvemos a Thuir y, después de 16km. rodeados por todas partes de cerezos y de toda variedad de árboles frutales, cojemos la N-116 (carretera de Prades). Estamos en la Vallée de la Tet. A tres km. de Prades encontramos un desvio que pone: Eus.

Después de recorrer 3km. por una carretera comarcal, llegamos a Eus. Está situado en lo alto de una montaña. Este pueblo literalmente "colgado" en la montaña, ofrece una espléndida panorámica del Conflent. La vista desde la carretera es de cuento de hadas. El coche debe dejarse a la entrada ya que toda la parte antigua es peatonal y solo pueden circular los coches de los residentes..
Se trata de un pueblo fortificado y espléndidamente conservado. Tiene, en la actualidad, 400 habitantes. Pasear por sus callejuelas empedradas te remonta a épocas pasadas y te relaja enormemente. Todo el pueblo está lleno de cactus y mimosas. Aún se puede visitar parte de su muralla original y, en la parte baja, se puede visitar la iglesia románica de Sant-Viçens, del siglo X.
En la parte más elevada del pueblo se encuentra la iglesia-fortaleza. Se puede entrar y hacer fotos del Santo Cristo que es una maravilla.
Como todo el pueblo está colgado, asegurarse de llevar el calzado apropiado para poder andar sin problemas.
Como he reseñado antes, también forma parte de la asociación de los Pueblos más bonitos de Francia.

Volvemos a la carretera general y, sin apenas darnos cuenta, ya estamos dentro de Prades. Prades está situado al pie del Canigó y se extiende por toda la cuenca del Tet. Capital histórica del condado catalán-medieval del Conflent, disfruta de una vista excepcional de los pirineos. Su iglesia posée un retablo barroco profusamente decorado (el retablo más grande de Francia).

Prades es, asimismo,  famosa por su Festival de Música de Cámara "Pablo Casals", que tiene lugar desde finales de Julio hasta principios de Agosto. En 1950, Pau Casals impulsó la creación de este festival anual de música. Hoy en día se ofrecen más de 25 conciertos cada año. Pau Casals vivió mucho tiempo en Prades, al igual que  Pompeu Fabra, autor del diccionario catalán que lleva su nombre. Ambos republicanos, al igual que muchos otros catalanes y españoles, se exilaron a esta bella ciudad después de la guerra civil. Los restos mortales del insigne Pompeu Fabra descansan en el cementerio del pueblo.

Prades es una pequeña ciudad llena de encanto e historia. Profusamente adornada con flores, toda ella ofrece un marco ideal para pasear por sus calles, sentarse en sus terrazas y pasar un largo rato en paz y tranquilidad.
Aún nos quedan otros lugares para visitar pero, el tiempo se nos ha terminado. Me sabe mal no poderos explicar algo de Villefranche-de-Conflent. Os aconsejo que llegueis a este hermoso lugar áunque dispongais de poco tiempo. Aparte de ser un pueblo de los más bonitos de Francia, está dentro del Camino de Santiago.

Espero que os haya gustado esta propuesta para "un fin de semana largo". Para más información, no dudeis en consultar la página:
               www.tourisme-pyreneesorientales.com

Otra página muy interesante es:
                             www.sunfrance.com
Contiene información turística general de todo el Languedoc-Roussillon.

También podeis mandarme un e-mail siempre que querais. Yo os contestaré siempre.

Os mando un fuerte abrazo y.... continuad viajando. Se aprende más viajando que haciendo un curso intensivo en una universidad. Con todo mi cariño

Magda

































































4 comentarios:

kendopitecus dijo...

Si es que no pares de viatjar! quina enveja. Els teus posts són molt útils.

Hoteles en Peñíscola dijo...

Un excelente tour que nos presentas por aquí, espero poder tener la oportunidad de recorrer estos lugares con mucha belleza natural.

Carmen dijo...

Hola, me gustaría saber que es lo que se puede visitar cada día. Estoy preparando un viaje por esos lugares. gracias

ereguero dijo...

Hola,
Excelente reportaje!

¿Podrías indicar qué viste cada día o en qué pueblos hiciste noche?

Muchas gracias.