martes, diciembre 18, 2012

Escapada de Turismo y Esquí



La Alta Savoia

Llegan los días de frío y, asociado a ellos, empezamos a sentir la llamada de la nieve. ¿Que hacer para aprovechar al máximo estos días de vacaciones que nos quedan y que estamos guardando desde hace tanto tiempo? La mejor opción es hacer un poco de turismo y, al mismo tiempo, esquiar. No siempre el día permite la práctica del esquí (viento, niebla, poca nieve...) Poder visitar algo hermoso cuando no esquiamos hace que las vacaciones sean más completas y, sobre todo, más recordadas.
La Alta Savoia ofrece todos los alicientes necesarios para disfrutar de una vacaciones inolvidables. Podemos empezar por Grenoble, ciudad olímpica por excelencia y capital de los Alpes. Aparte de las pistas de esquí, posée un centro precioso y muy animado. Se puede visitar La Bastille, en la cima de una montaña al otro lado del río, donde hay un centro de exposiciones dedicado a la resistencia. Se sube con un teleférico. Las vistas desde la cumbre son preciosas.


Aix-les-Bains es ideal para relajar nuestro cuerpo después de unos días de esquí. Situada en la ribera del Lac de Bourget, posée todas las ventajas de una gran estación turística: Casino, hipódromo, golf y deportes naúticos. Aparte de la ciudad, clasificada como "ville d'eau", podemos visitar las Thermes Nationaux con más de 2000 años de historia. En 1850 toda la realeza y la burguesía europea iba a "tomar las aguas" en Aix-les-Bains. Imprescindible visitar La Abadía Real de Hautecombe, donde están enterrados los miembros de la Casa Real de los Duques de Savoia.


Annecy es otro lugar que no hay que perderse cuando se visita La Alta Savoia. Bien llamada "La Venecia alpina" y preservada casi intacta desde el siglo XIV, pasear por sus calles bordeadas de arcadas, admirar sus mansiones fortificadas y cruzar sus canales, nos va a dejar un recuerdo que tardaremos mucho en olvidar. El Lac d'Annecy es el más puro de Europa. Recibe el agua de los glaciares y de las nieves perpétuas de los Alpes.




Thonon-les-Bains también merece una visita. Situada al pié de las montañas alpinas y junto el Lac Lemans, está clasificada "4 fleurs". Un paseo junto al lago puede hacer las delicias del más exigente. No hay que dejar de visitar la parte baja de la ciudad. Aún existen casitas de pescadores y algunas mansiones antiguas.




Evian-les-Bains, construida en anfiteatro al borde mismo del Lac Lemans, justo enfrente de Lausanne y adosada al macizo de los pre-Alpes de Chablais, fue el lugar preferido para pasar los veranos de los Príncipes de la Casa de Savoia. El espéctaculo de las montañas nevadas desde el lago es una maravilla.

A partir de aquí las estaciones de esquí se suceden una detrás de otra. Avoriaz, Morzine, Gets....





Chamonix, hay que verlo. Situado en un valle, las montañas que le rodean, de una belleza impresionante, te infunden al mismo tiempo temor y respeto. Podeis tomar un pequeño tren que, en 20 minutos, os llevará a Montenvers, a 1913m. de altitud. Aquí el esquí es el rey. No hay mejor lugar para practicarlo.


La Mer de Glace es un glaciar de 7km. de largo, 1.200. de ancho y 200m. de espesor. Al avanzar, año tras año, deja impresas unas huellas en forma de olas. De aquí viene su nombre:El mar de hielo. Puede visitarse una cueva de hielo. Vale la pena.


L'Aiguille du Midi, con 3.842 m. es un lugar emblemático. La vista que puede verse desde la cumbre es impresionante.


Bueno, como podeis ver, puede combinarse magnificamente turismo y esquí. Si quereis más información sobre la zona, no dudeis en consultar http://www.viajes-en-coche.blogspot.com/. Encontrareis este viaje (La Alta Savoia) mucho más detallado.
Si tienes prisa, otra obción es escribir: La Alta Savoia en el buscador de Google. En la primera página te saldrá este nombre y, al lado, viajes-en-coche. Haz "click" y....¡lo verás con todo detalle!!

Este resumen ha sido hecho muy rápido para ayudaros a planificar estos puentes que se avecinan.
Como siempre, un abrazo afectuoso y.....¡¡Felices Fiestas!!!

Magda Navarro



miércoles, julio 25, 2012

La magia del Aubrac en la Lozère

La magia del Aubrac en La Lozère



¡Hola amigos! 

Esta vez el viaje que os propongo está especialmente indicado a los amantes de la montaña, de los grandes espacios abiertos y de los lugares verdaderamente auténticos. Se trata de ir primero a L’Aubrac: Un altiplano basáltico, a 1.300m. de altitud, con una vegetación salvaje y enormes bloques rocosos.



Es el lugar donde las famosas “vacas d’Aubrac” van a pasar el verano. Es la cuna del “aligot”, patatas con queso….¡riquísimas! El Camino de santiago le otorga al territorio misticismo y espiritualidad. Para que os situéis en el mapa, está en la Autopista-75 muy cerca de Clermond-Ferrand. Aquí estaremos 2 noches y luego, las 2 noches siguientes entraremos dentro del corazón de La Lozère para visitar Mende, Marvejols y 2 parques: El Parque de los Bisontes y el Parque de los lobos. Es un viaje muy indicado para niños.

Si os parece que puede ser de vuestro interés….¡empezamos enseguida a viajar!

Día 1º.-


Ya sabéis que siempre os recomiendo salir pronto. Pues, en verano, es necesario salir pronto ya que se conduce mucho mejor cuando la temperatura no sube mucho. Si cogéis una nevera portátil con bebidas y algo de comer, os será de gran utilidad ya que entonces podéis parar en cualquier lugar y descansar a vuestro gusto.
Teneis 1.30h. de Barcelona a la frontera. Cargar el depósito de gasolina. En Francia es algo más cara. En Le Boulou recoged ticket. Dirección Beziers. En el km. 235 está l’Aire del Chateau de Salses. Hay mesas y bancos de madera y, si os sobra el tiempo, podeis visitar el castillo-fortaleza. En el área de Fitou, en el km. 222, hay una vista espléndida de los Etangs (agua de mar que se adentra en la tierra y casi llega a la autopista). En la salida 35 (Beziers) cambiaremos de autopista. Aquí teneis que pagar 11€. Seguid siempre las indicaciones: dirección Clermond-Ferrand, autopista A-75.

Como sabéis, la A-75 es mi autopista preferida. Esta autopista discurre siempre por lugares elevados (fijaros en los indicadores) y las vistas que ofrece son tan hermosas que empiezas a disfrutar del viaje enseguida y, además….¡es gratuita!

Hacia el km. 290 fijaros en la tierra que hay al lado de la autopista: es rojiza. Es la misma tierra que rodea el Lago de Salagou (ver “Paris por autopista A-75”).
Estamos pasando por el Cirque de Navacelles. Fijaos en las altas formaciones rocosas. Llegamos al área de Le Caylar. Es una gran área llena de tiendas, restaurantes, gasolinera y…¡mucho viento! Aquí siempre hace viento. Si os parais, poder hacer una bonita foto de la fortaleza de Le Caylar.

El paisaje, a medida que vas subiendo de altitud, se hace más y más hermoso. Las montañas cortadas y llenas de vegetación te sobrecogen. En el km. 548 pasamos por el Tunel del Pas de l'Escaleta. Disfrutad de esta autopista. Como ignoramos como será el resto del viaje, gozad del presente.

 


Estamos llegando al Viaduc de Millau. Aquí tenéis que pagar 8.60€ por cruzarlo y no podéis parar para hacer fotos. Enseguida tendríais un coche de policia al lado y os harían pagar una multa. Hay que arreglárselo para hacer la foto con el coche corriendo y la ventana bajada. Hay un área donde podeis dejar el coche pero tendréis que andar bastante para poder hacer una foto del viaducto aceptable.
Hacia el km. 200 llegareis a l’Aire de les Garrigues. Si vais con niños y habéis tenido la previsión de llevar comida y bebida en el coche, este es un lugar excelente para parar. Hay mesas y bancos de madera, lavabos, mucho césped para poder jugar los niños y una vista espléndida de las montañas. Hay 3 mesas con techo de madera para resguardar del sol o de la lluvia.

Vamos subiendo y el paisaje cada vez es más y más hermoso. Las grandes extensiones de prado que se divisan tienen tonalidades que van desde el amarillo hasta el verde obscuro.
Ya estamos en el Aubrac, amplia meseta elevada de los confines occidentales de La Lozère. Esta tierra de basalto, moldeada desde finales de la era terciaria por los volcanes, se extiende hasta donde alcanza la vista.  Esta tierra se conoce por sus hermosas vacas de ojos “rimelados”, su queso “tomme”, por su “aligot” y por la trashumancia.

Los antiguos “burons” también salpican el paisaje. Son casitas con techo de lozas (piedras planas) que servían de refugio a los pastores cuando soplaba el viento del Oeste. Aquí fabricaban y guardaban el queso. Actualmente estos “burons” sirven como refugio de montaña. Es el lugar ideal para practicar senderismo y, en invierno, el esquí de fondo hace las delicias de las personas que lo practican.

El camino medieval que conduce a Santiago de Compostela de 1.399 km, convertido actualmente en un Camino de Gran Recorrido, es un lugar donde encuentras cantidad de peregrinos a diario. Según nos contaban, cada día cruzan el puente de piedra sobre el rio Bes, a 3 km. de Nasbinals, más de 150 peregrinos.


Aubrac es, también, una reserva natural de la flora europea. Con sus más de 2.000 especies diferentes de flores, es el lugar de Europa que tiene más variedad. En cualquier lugar que mires, encuentras abejas polinizando las flores. La miel es exquisita. También es un lugar escogido para los amantes de la pesca. Sus ríos están repletos de truchas.
 Salimos en la salida 38, dirección Nasbinals-Marvejol, carretera D-900. Ahora tomaremos dirección Nasbinals. Después de 19 km. encontrareis un puente de piedra. Después de cruzarlo coger el camino de la izquierda y allí hay una indicación que pone: “La Borie d’Aubrac” Chambres d’Hôtes, 400m. Aquí es donde nosotros pasamos las 2 primeras noches. Esta clase de alojamiento es mucho más familiar que un hotel. Son casas particulares que disponen de habitaciones (no más de 5) acondicionadas para huéspedes.


Estas habitaciones ofrecen todo el confort y la comodidad que estáis acostumbrados y los desayunos, servidos, por los dueños de la casa, son siempre inmejorables.

Ya sabéis que nunca recomiendo ningún hotel ni ninguna clase de alojamiento pero, esta vez, debido a que es un lugar encantador,  y con mucho espacio para jugar los niños y que, además, los dueños hablan catalán y castellano, cosa que puede ser de gran utilidad para quien no dominé mucho el idioma francés, he creído que podía hacer una excepción.




“La Borie d’Aubrac”  es una casona del mediados del siglo XIX. Servía de establo a las vacas durante el invierno. Hace 3 años, después de una total remodelación y dejando intacto el exterior, ha sido convertida en una “Maison d’Hôtes” donde se puede encontrar toda la calma y la autenticidad que es común en estas tierras. Los dueños, una pareja joven con 2 niños, son encantadores y seguro que os harán sentir como en vuestra casa. No obstante, si os gusta más pernoctar en un Hotel, en Nasbinals encontrareis variedad de alojamientos.
 
Si llegaís pronto, podríais ir a ver la cascada de Dèroc. Está sólo a un par de kilómetros y como mañana tendréis el día bastante “cargado”, será una cosa menos en la que tendréis que pensar.
Esta cascada tiene una altura de 30 m. y, con cuidado, se puede acceder a una gruta que hay detrás por un estrecho sendero. Fue refugio de salteadores en tiempos remotos.

Día 2º.-

Antes de coger el coche, coged unas chanclas y el bañador. Os aconsejo terminar el día en un balneario que está muy cerca de los pueblos que vamos a visitar.


Podemos empezar el día visitando Nasbinals, pueblo de 308 habitantes, con casas construidas con piedras de granito y basalto, es el punto de partida para hacer senderismo por la zona. Está situado a 1.180 m. de altitud. Su bellísima Iglesia Románica, construida entre los siglos XII y XIII, posee varias obras catalogadas. Los Monjes del Monasterio de San Víctor de Marsella fueron, en el año 1.050, sus primeros moradores.
En esta iglesia, durante los servicios religiosos, los hombres se instalan en el coro y las mujeres en la nave. Todas las iglesias románicas se construyeron cerca de una fuente para aprovechar las corrientes telúricas y, si se busca, se puede encontrar la “piedra madre”, a partir de donde se empezó a construir la iglesia.

Dos veces al año, el 17 de Agosto y el 9 de Septiembre, tienen lugar en Nasbinals ferias de ganado. Estos encuentros tradicionales se remontan a siglos pasados y están llenas de animación y colorido.
A pesar de ser un pueblo pequeño, disponen de todos los servicios: médico, dentista, comisaría, carnicería, etc.
En los bosques de l’Aubrac, los ciervos han encontrado un espacio a su medida. A mediados del mes de Septiembre es la época más favorable para avistarlos. Aquí, en Nasbinals, se organizan excursiones nocturnas a un “buron” para poder escuchar sus bramidos… ¡el canto de los ciervos es espectacular!.



 Ahora nos vamos al pueblo llamado Aubrac, por la D-987.  Aquí fue donde empezó todo. En la antigüedad, esta región era un inmenso bosque por cuyos caminos pasaban los peregrinos que iban a Santiago de Compostela. Como era una región deshabitada, los asaltos de los bandoleros eran constantes. Un noble de Flandes, al pasar por aquí, fue atacado y estuvo a punto de perder la vida. Prometió que si se salvaba edificaría, en este lugar, un hospital para ayudar y curar a los peregrinos que pasaban por aquí. Al cabo de un tiempo cumplió su promesa y se construyó la primera edificación.
Los monjes que se establecieron, aparte de ayudar a los peregrinos, les enseñaron a fabricar carbón. El lugar se fue poblando y así nació la primera parte habitada del Aubrac. Era en el año 1.120. La "Dômerie d'Aubrac" era un hospital-refugio para los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela. De aquel tiempo quedan solamente unas pocas edificaciones: La Iglesia de Notre Dame, el Hospital y la Torre de los Ingleses, que fue la primera edificación del lugar. Podía albergar más de 500 peregrinos y en su interior se podía hornear pan.
A pesar de tener solo 15 habitantes, tiene 3 hoteles y varios hostales. Ello es debido a que, entre los años 1904 y 1905 se inauguró el primer sanatorio de altitud de Francia para curar enfermedades pulmonares. Los familiares de las personas ingresadas necesitaban un lugar para albergarse y así fue como se empezó a construir posadas. Hoy en día este pueblo es un punto importante de paso de peregrinos.



La granja del antiguo hospital d’Aubrac pertenece a la misma familia desde tiempo muy antiguo. El actual miembro de esta familia es un personaje muy peculiar. Se cree un “hospitalario” y va vestido con una capa blanca y monta un caballo también blanco. Con sus cerca de 80 años, conserva la agilidad de un muchacho de 20. Va al final del camino en busca de peregrinos y les invita a dormir en un jergón de paja dentro de su granja. Les ofrece sopa caliente y leche y, a la mañana siguiente los despide sin cobrarles nada.

 
En el pueblo también hay un recinto donde se muestra 500 de las 2.000 variedades de flores de esta región. Allí se puede admirar la amapola amarilla, una rara variedad de este lugar. También contiene un pequeño museo sobre los tesoros del `patrimonio de esta tierra
Al final de la primavera, las vacas d’Aubrac se preparan para subir a los pastos  montaña.

Es la Fiesta de la Trashumancia. Se celebra el último domingo de Mayo, el día de San Urbano. Es un acontecimiento de gran colorido y mucha animación. Después de una función religiosa, los rebaños de miles de vacas, adornadas con banderas, cencerros y flores, se dirigen a la montaña para pasar el verano.
 Después de visitar estos dos pueblos es el momento de ir a ver el bosque. El senderismo es muy importante en esta región. Nos acompaña un guía muy experto…¡Caminamos por el bosque durante más de una hora y se nos hace cortísimo! Gonzalo, que creo que es la persona que más sabe de botánica de esta región, nos enseña a distinguir la genciana: planta con flores amarillas de cuya raíz se obtiene la bebida Suze, la más consumida de l’Aubrac.

Las flores sirven como alimento de los ciervos. Esta planta se reproduce tanto que cada 3 ó 4 años hay que arrancarla ya que, en caso contrario, se come todo lo que hay a su alrededor. También nos enseña la planta del digital, la de la árnica, otras venenosas, unas cuanta alucinógenas, etc… ¡ha sido una caminata por el bosque increíble! Si pensáis hacer senderismo, coged un jersey grueso y unas botas apropiadas: en el bosque siempre hay que ir prevenido.
Antes de salir del bosque, comemos en un “buron”.
Como hace muy buen tiempo, lo hacemos al aire libre. Este “buron” está acondicionado para poder dormir 14 personas y, en caso de mal tiempo, dentro hay una chimenea y una gran mesa junto a la cocina.



 Volvemos al coche y tomamos la D-15 durante 6 km. dirección la Laguiole. Este pueblo debe su fama a la fabricación de cuchillos. Los mejores restaurantes franceses ponen en sus mesas cuchillos de Laguiole. La abeja que une el mango con la hoja es el distintivo de estos cuchillos. Se fabrican artesanalmente y, en caso de que dispongáis de tiempo para visitar este pueblo, encontrareis numerosas tiendas donde poder comprarlos.
Volvemos donde nos hemos quedado para cambiar de carretera y coger la D-13 que nos llevará a Saint-Urcize.



Saint-Urcize, con una población de unos 300 habitantes que ya existía en la época de Carlomagno. Es uno de los pueblos más antiguos de la zona. Se encuentra situado a 1.000 m. de altitud, sobre una roca basáltica.
Hay que admirar su Iglesia románica del siglo XII, con su peculiar campanario en forma de peineta. En su interior, depositado en una vitrina sin ninguna medida de protección, se encuentra el cáliz que comulgó Luís XVI antes de ser guillotinado. La iglesia permanece siempre abierta.


 Subiendo unas difíciles escaleras, llegamos a una estatua de la virgen situada en lo que fueron los restos de una fortificación y ruinas de un antiguo fuerte. Desde esta altura, los tejados de las casas y las estrechas callejuelas de Saint-Urcize tienen un encanto muy especial.
Y, como creo que estáis agotados y necesitais descansar, nos vamos a La Chaldette.

Al salir del pueblo hay que coger la D-13 durante 7 km. y después la D-12 hasta llegar al pueblo llamada Chaldette. Cruzarlo y, a la salida, veréis los indicadores del Balneario.

La Chaldette, de construcción muy reciente, posee unas aguas beneficiosas para tratar afecciones ORL y también problemas digestivos, como el sobrepeso y desequilibrios de la alimentación. Sus aguas son descongestionantes, laxantes y diuréticas. Es una estación termal de “puesta en forma” y está situada en la misma ribera del río Bes.


Se compone de una piscina-yacuzzi muy grande,  interior y climatizada, donde se puede nadar para aprovechar todo el beneficio de sus aguas. Hay baños de  en bañeras para relajarse y salas de masaje para puesta en forma. También hay un mini gimnasio, una sauna y un solarium exterior junto al río.


Este entorno privilegiado ha permitido desarrollar el concepto de “turismo verde” al asociar actividades al aire libre con los beneficios del termalismo.
El complejo esta abierto, en verano, de 9h. a 12.30 y de 14h. a 18.30. La entrada de menores de 16 años no está permitida.

Día 3º.- 

Bueno, acordaos que hoy cambiareis de alojamiento. Esta noche dormiréis en Marvejols.

Hoy vamos a hacer una visita muy especial. Se trata de visitar un Parque de Bisontes. Desde donde estáis teneis aproximadamente una hora de camino.


Haremos los 19 km. que nos separan de la autopista A-75. Entraremos por la misma entrada que salimos hace 3 días: 38. Cogeremos la dirección Clermond-Ferrand. En la salida 34 dejaremos la autopista para entrar en la D-806, dirección St-Amans. Después de 4 km. cambiar a la D-987 dirección St-Alban.

St-Alban, en la antigüedad, fue una fortaleza feudal, construida en el siglo XIII. También tiene una bella iglesia románica. Desde aquí quedan unos 20km. para llegar a Sta-Eulalie. No obstante, desde que dejáis la autopista, las indicaciones del parque son constantes.
Llegamos a la Reserve de Bisons d’Europe. Hay un espacio muy grande para dejar el coche.

Este parque de Sainte-Eulalie-en-Margueride ocupa una extensión de 200 hectáreas de bosque donde viven, en semi-libertad un grupo muy numeroso de bisontes. Los más antiguos provienen del Parque Nacional de Bialowieza, en Polonia.Esta reserva está situada a 1.250m. de altitud.
Los bisontes de Europa, que desaparecieron de Francia hace 1.500 años, han encontrado en Margueride el espacio totalmente adaptado para su aclimatación: Veranos calurosos y secos y frío y mucha nieve en invierno.


El periodo de reproducción va de Agosto a Octubre. Durante estos meses los machos se vuelven más agresivos y los combates son frecuentes. Después de unos 9 meses de gestación, entre Mayo y Julio, la hembra se adentra en el bosque y escoge un lugar solitario para dar a luz. Las crías pesan al nacer entre 25 y 30 kg.


La visita del parque se hace en calesa. En invierno, cuando está nevado, esta visita se realiza en trineo.

No dejéis de visitar la “Maison du Bison” (Casa del Bisonte). Es un lugar museográfico donde podréis conocer la historia de los bisontes desde la prehistoria hasta nuestros días.
Hay también una recreación de una pequeña cueva prehistórica y, para los niños hay un espacio pedagógico y lúdico que les enseña a comprender lo que este animal ha representado para los hombres desde sus orígenes.
El parque abre todos los días de 9.30 a 19. Las visitas guiadas en calesa salen todas las horas, a partir de las 10 de la mañana. La visita al parque dura 1 hora. El precio es de 12.50€ adultos y 7€ niños.

Al volver, en Sta-Eulalie coger la D-7 dirección La Roche. En La Roche tomar la D-4 dirección Serverette. Aquí ya se entra en la carretera general N-106 que os dejará en Mende (aprox. 41 km).  

 


Ya hemos llegado a Mende. Os aconsejo que primeramente vayáis a La Oficina de Turismo Intercomunal, en la Plaza du Foirail (hace 15 días el GPS no reconocía esta plaza). No obstante, está en la misma entrada, justo después de la Plaza del Ayuntamiento.

Es la plaza más grande y todos sus habitantes la conocen. Allí pedís un folleto para visitar la ciudad y os darán una hoja grande con todos los monumentos y sitios de interés detallados. Como también visitareis Marvejols mañana, pedid un folleto detallado para poder visitarla. El folleto que os darán es una maravilla, con unas fotos extraordinarias y localización exacta de lo más importante que hay que ver.
Mende, con una población de 13.421 habitantes, es la capital de La Lozère.

Es una ciudad muy acogedora y ocupa un lugar privilegiado ya que se encuentra en las puertas de las Gorges del Tarn, de las Causses, De la Margueride, de las Cevennes y del Aubrac.




La parte más importante es su casco antiguo, con sus calles y sus plazas empedradas, sus casas antiguas con tejados de “lascas” y port sus 4 puertas de entrada. En la Puerta de Souverain hay una fuente llamada del “homenot” que tiene mucha historia. La parte antigua se componía de 5 grandes barrios. El más importante era el de los Clérigos. En este barrio vivieron los Condes-Obispos de Gevaudan, desde el siglo XIX hasta la Revolución Francesa.




También había una parte de la ciudad que pertenecía a los judios. La sinagoga está muy bien conservada y recibe muchas visitas. Si se visita la ciuda con un guía, se puede visitar el interior de una farmacia muy antigua.
Mende es muy conocida por su espléndida Catedral Gótica. Su construcción se prolongó desde el siglo XV hasta el siglo XIX. La mando construir Urbano V, penúltimo papa de Aviñón, que era originario de Gevaudan, en honor de Notre Dâme y Saint Privat.
Julio II, Obispo de Mende mandó fundir 30 toneladas de metal para hacer una campana de 3m. de diámetro y de 25 toneladas de peso.
Esta campana la llaman “non pareille” porqué desapareció y solamente se conserva de ella el impresionante “badajo” que se encuentra dentro de la catedral, junto a la salida.
En el interior de la catedral hay 8 tapicerías de Aubusson, del año 1706, que miden 4.60m x 6.40m, muy bien conservadas.
También podéis admirar una Virgen negra en madera de olivo del siglo XI. En su origen estaba cubierta de láminas de plata y llevaba al niño Jesús en brazos. Ahora, un manto dorado cubre todo lo que ha desaparecido.
Salimos de la Catedral y nos dirigimos hacia el río. El puente de Nôtre Dame, sobre el Lot, es una obra maestra de 3 arcos y data del siglo XII. Las casas que bordean el río Lot son inconfundibles y muy bonitas.

En la rue Basse hay muchas casas antiguas. En la actualidad Mende conserva un patrimonio de alrededor de 70 casas “à pain de bois”.


Si podéis visitar el Ayuntamiento, quedareis maravillados por el edificio magníficamente conservado. Dentro podréis admirar más tapices de Aubusson. Como están colgados a la altura de vuestros ojos, todos los detalles se ven con más precisión.








Mende es una ciudad con muchos comercios y muy dinámica. La gente es muy amable y hay mucha animación, sobre todo en verano, con un ambiente permanente durante toda la temporada (conciertos en la catedral, fiestas callejeras, un medio-maratón, etc).

Terminada de ver esta bella ciudad, mejor nos dirigimos donde tenemos que pasar las 2 noches siguientes: Marvejols.

A la salida de Mende coger la N-88 hasta Barsac (14 km.) y desde allí coger la D-808 Hasta Marvejols (21 km.). No obstante, desde la salida de Mende los letreros que indican Marvejols son contínuos.

Al llegar a Marvejols atravesamos la ciudad. Al llegar a un puente de piedra que en su parte inferior hay un gran parking gratuito, girar a la derecha y luego a la izquierda. Debemos seguir las indicaciones de : "L'Auberge". Aproximadamente a 3 km. llegamos al final del pueblo. “L’Auberge” está justo en el momento que encontramos el letrero donde se termina el pueblo, en la Avda. Montplaisir (Quartier de l’Empéry). Giramos a la izquierda y.....¡ya hemos llegado!


Vamos a pasar los 2 últimos días en una mansión antigua rodeada de vegetación, con árboles centenarios, una piscina (pequeña) aclimatada y con solarium y cenando en uno de los restaurantes más exclusivos de Marvejosls y comarca. La Maison d'Hôtes se llama “Le Domaine de la Carrièrre” y el restaurante “L’Auberge”.

Ambos pertenecen a los mismos dueños. El “maitre” del restaurante, M. Ramón Carmona, habla español (esta vez os lo he podido hacer fácil).

Después de instalaros, podéis pasear por el bosque, nadar en la piscina y cenar pronto. A las 7.30 ya sirven el aperitivo. ¡Hasta mañana!

Día 4º.- 


Hoy vamos a ir a ver “Les loups du Gévaudan”, en una aldea llamada Sta-Lucie, a muy pocos kilómetros de donde estáis. Sta-Lucie aparece por primera vez en los anales escritos en el año 1.140.
Una fortaleza se elevaba entonces en este lugar. En la actualidad, sólo queda la cruz que podréis ver a la entrada del parque. En esta tierra de leyenda de Givaudan, se ha recuperado totalmente la imagen del lobo y, en este magnífico espacio arbolado de 25 hectáreas, más de 100 lobos de Canadá, de Siberia, Mongolia y Polonia viven en semi-libertad.
Gérard Ménatory, “el hombre de los lobos”, demostró con pasión que la “Bestia del  Gevaudán”, que hizo estragos aquí en el siglo XVIII, no era un lobo..

La visita permite, según la época del año, observar diferentes comportamientos de estos animales. Así vemos que la primera en comer es siempre la hembra dominante, que tiene el pelaje más oscuro.
Durante la época de reproducción son más activos y agresivos.
El guía, que también es su cuidador desde hace 17 años, va dando explicaciones mientras les va arrojando la comida que lleva en una bolsa. El gato del recinto, un ejemplar de color pardo, cariñoso y muy listo, aprovecha cualquier descuido para meter la pata dentro de la bolsa y adueñarse de un trozo.
Mientras hacéis la visita, mirad el paisaje: a lo lejos se ven unas vistas sobrecogedoras de todo el macizo montañoso.

No dejéis de visitar el museo. Podréis ver diferentes audiovisuales sobre temas como el comportamiento de los lobos según las estaciones del año, cuentos, leyendas y, sobre todo, la “Bestia de Gevaudán”.
Se pueden ver muchos niños en el lugar ya que los colegios tienen incluida esta visita en todas sus actividades al aire libre. En la parte más baja del recinto hay una pequeña reserva de ciervos (los letreros lo indican: “cerfs”).
Es interesante bajar a verlos. Hay bastantes en un recinto cercado y algunos parecen muy cariñosos.

A medio camino,  encontrareis un restaurante para comer o, simplemente, tomar alguna cosa.

El recinto dispone de amplio parking y está abierto de 9 a 17h. También hay un lugar para hacer picnic a la sombra de los árboles y un parque infantil.

Estamos en la última tarde de nuestro viaje y no podemos dejar de visitar Marvejols.



Marvejols esta situada a 640m. de altitud, entre l'Aubrac y Margueride. Es una ciudad rica en historia. Fue ciudad real en 1.307, cuando Felipe IV el Hermoso la hizo capital del Gevaudan. Fue destruida durante las guerras de religión en el siglo XVI y reconstruida por Enrique IV y fue la cuna de la industria textil del Gevaudan.


De su pasado lejano, la ciudad conserva tres puertas fortificadas como testimonio de esta época turbulenta. Pasear por sus calles y sus plazas os permitirá descubrir casas con maravillosas fachadas y balcones, como en la Plaza Cordesse. En esta plaza también podeis admirar un magnífico y antiguo rélog.
En el siglo XVI, gran parte de la población se hizo protestante. Durante las Guerras de la Religión, esta ciudad fue tomada por los católicos.

La Iglesia de Nôtre Dame, situada cerca de la Puerta du Soubeyran, conserva sus trazos de arquitectura defensiva.

Tomaros el tiempo necesario para pasear por sus calles. Encontrareis casas tan antiguas que son verdaderas obras de arte. Fijaros en las flores que hay por todos lados.

Creo que es un lugar donde las plantas se sienten muy a sus anchas. La rue Canot, que es la arteria principal de la ciudad, es donde encontrareis más tiendas y terrazas donde poder sentarse para tomar algo y descansar un poco. El ambiente es sumamente relajado y la gente muy amable.

No dejeis de comtemplar las tres puertas de entrada:
La puerta du Soubeyran era la más fortificada y, para mí, la más imponente. Luego está la Puerta de Théron que Enrique IV la mandó restaurar tal y como era. La tercera puerta es la de Chanelles.

Es la que está integrada más dentro de las casas de la ciudad. Enrique IV, El padre de la patria, la mandó restaurar al igual que las otras dos. 

Creo que ya habeis visto lo más importante de esta ciudad. Al atardecer, volver a pasear por sus calles es una nueva experiencia.

Bueno amigos, aquí voy a terminar mi viaje. Espero y deseo que lo hayáis disfrutado igual que yo. Pensad que desde aquí a Barcelona teneis poco más de cuatro horas y media. Si quereis profundizar en el conocimiento de estos lugares, entrad en:
www.lozere-tourisme.com   
www.sunfrance.com

Solo me queda agradecer profundamente al Comité Départemental du Tourisme de Lozère las atenciones que han tenido con nosotros. Sin su ayuda y apoyo no hubiera podido desarrollar este interesante reportaje que espero que sea de utilidad para todos los que lo consulten.

Un abrazo muy fuerte para vosotros, amigos de verdad, que teneis la paciencia de leerme tan incondicionalmente


Magda Navarro