lunes, agosto 22, 2016

Fin de semana en Andorra


Maravilloso fin de semana en Andorra



Hola amigos.
De nuevo con vosotros para presentaros un fin de semana algo diferente de lo habitual. Antes del verano estuve en Andorra y fue tan maravilloso que tengo que haceros partícipe de mi experiencia... empezamos?

Como siempre os recomiendo salir pronto de casa. Se encuentra menos tráfico, la temperatura es mas agradable y se llega a los lugares que queremos visitar con tiempo suficiente para poder disfrutarlos.

Se puede ir a Andorra por el Túnel del Cadí o por la A-2, autovía que va a Lleida. El túnel resulta francamente caro. Si vais por la A-2, al ser gratuita, solo gastas en gasolina. Por el dinero que cuesta pasar por el túnel tienes la gasolina de ida y vuelta a Andorra. Acuérdate de cargar el depósito allí. También ésto te ayudará a que te salga más económico el viaje.




Ya estamos en la A-2. En el km. 545, al lado de Jorba, hay un desvío para ir a coger 1412, dirección Calaf-Andorra.Ya sabes que tienes que parar a menudo para descansar. Calaf está a 88 km. de Barcelona y es un buen lugar para hacer un alto en el camino y tomar un café. Cruzamos el pueblo de Pons. Justo salir del pueblo, a la izquierda, enormes losas de piedra cubren la montaña durante bastantes kilómetros... serán restos de erupciones volcánicas de la antigüedad? A tener en cuenta que, durante unos kilómetros,la señal del móvil es debil. En algunas curvas no tan siquiera hay cobertura.


A partir del km. 134 empezamos a divisar el pantano de Oliana. Precioso. Tomaros 10 minutos para contemplar esta maravilla. Pasamos por la Ribera Salada. Llegamos a Coll de Nargó, rodeado de agua del pantano por todas partes y coronado por altísimas montañas. Contemplad la mole que queda a vuestra derecha: es inmensa.




En el km. 161 encontrais Organyá. La carretera continua siendo muy hermosa y con poco tráfico. Aún hay agua del pantano y las montañas, soberbias.
Estamos llegando a La Seo de Urgell. Vale la pena emplear media hora para visitar su catedral. Es la única Catedral íntegramente Románica que existe en Cataluña y es considerada un ejemplar único dentro del arte románico.



Desde aquí hasta la frontera de Andorra, unos 15 km.   A veces tienes que hacer un poco de caravana. Según la afluencia de vehículos. Entramos por la Farga de Moles. Enseguida encontramos San Juliá de Loira. Aquí se puede admirar varias iglesias románicas. Si vais con niños pequeños es interesante visitar Naturlandia. Una  de las atracciones más interesantes de este parque es el Tobotronc que es el tobogán más largo del mundo (5,3 km.de recorrido). 
Sentados en un cómodo trineo de dos plazas, controlado en todo momento por vosotros mismos, este viaje por el interior del bosque os permite conocer la naturaleza de la Rabassa i otras montañas del Principado.



Llegamos a Andorra la Vella. Es la capital y el centro neuralgico del Principado de Andorra. Importante eje comercial con una gran diversidad gastronómica. El río Gran Valira atraviesa toda la ciudad. A ambos lados hay comercios y restaurantes de manera que el medio urbano y rural se encuentran estrechamente relacionados. Numerosos puentes cruzan el Gran Valira. Cafeterías, lugares de reposo y esculturas forman estos encantadores puentes




La parte histórica de Andorra la Vella es única. Sus calles estrechas coronadas por altas montañas le dan un encanto que tardareis en olvidar. En el centro de la ciudad se encuentra el Parque Central, un lugar privilegiado pensado para el descanso y el ocio. Los amantes de la cultura no deben perderse el Valle de Mandrieu, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.





Visita obligada es la Iglesia de San Esteban, con su atrio y campanario del siglo XI. En 1940 hubo una remodelación a cargo del famoso arquitecto Josep Puig i Cadafalch.
El interior de la iglesia es austero. Una viga de madera policromada y algunos retablos barrocos resultan muy interesantes.



En esta parte antigua de la ciudad, alrededor de la Iglesia de San Esteban, se encuentra la Casa de la Vall. Casa fuerte del siglo  XVI que, en la actualidad, es el Consell General (Parlamento Andorrano). También podréis admirar casas muy antiguas llenas de encanto, la mayoría de las cuales se han convertido en farmacias, ópticas, perfumerías o grandes almacenes, pero siguen siendo hermosas. 




Al día siguiente fuimos a visitar la parte más alta. Nos dirigimos a Canillo para visitar el Santuario de Nuestra Señora de Meritxell. Según la leyenda, un pastor encontro la imagen de la virgen debajo de unos rosales floridos,  en invierno. El pastor se llevó la imagen a su casa pero la imagen volvió, por tres veces, al lugar donde fue encontrada. Finalmente, se construyó una capilla en aquel lugar.



Era de estilo románico y fue reformada completamente en el siglo XVII. En 1972 se declaró un gran incendio y quedó todo reducido a cenizas, incluso la Virgen que era tan venerada. En 1976 se encargó al famoso arquitecto Ricardo Bofill la construcción de esta Basílica, quién la diseñó con una arquitectura mas moderna. Esta construida con materiales tradicionales del lugar y con una mezcla de estilos que pretende fusionarse con el espacio que le rodea.  

                                                    


En el interior hay esculturas de los siete santos titulares de las siete parroquias de Andorra. También hay un pequeño museo con restos de la basílica original.
Se puede llegar en coche hasta la misma puerta. La entrada es gratuita. Está sólo a 15 minutos en coche de Andorra la Vella. En Julio y Agosto esta abierta todos los días de la semana y hay visitas guiadas gratuitas. Los demás meses del año, esta cerrada los martes.



Dejamos este bello lugar para subir un poco más por la hermosa carretera y llegar hasta el enclave de Sant Joan de Caselles. Estamos en el antiguo camino de Canillo, hoy carretera nacional. La mole de esta hermosa Iglesia románica de finales del siglo XII se puede ver desde la carretera ya que está situada a la derecha mismo por donde estaréis circulando. Debido a su hermosa arquitectura, está considerada como uno de los ejemplos más populares del arte románico andorrano. 

Esta joya del románico presenta una sola nave, alta y sencilla, con campanario de torre. La nave tiene un ábside semicircular y se remata con una sencilla cubierta de madera. El campanario, en origen, era independiente del resto del conjunto arquitectónico, lo que le convierte en un caso único en el Principado. Hay espacio para dejar el coche. 

Continuando por la carretera llegareis a Canillo. En el mismo centro está situado el Palau de Gel, al pie de la estación de esqui Grandvalira.
Hay una gran variedad de actividades que combinan ocio y deporte, gastronomía y salud. El centro funciona de 10 a 23 horas.

Ya de vuelta a Andorra la Vella, si aún tenéis tiempo para ver una maravilla, una vez pasado Encamp, tomad la pequeña carretera que señala LLac d'Engolasters. El lago, lleno de historias fantásticas, ocupa el lugar que, en tiempos muy antiguos, ocupaba un hermoso pueblo. Está a una altitud de 1.616 m. sobre el nivel del mar y la vista que ofrece es de las mas hermosas del Principado. Situada justo al mismo borde de la carretera, la hermosa iglesia románica de Sant Miquel d'Engolasters bien merece una parada.

No tengo fotos de este último lugar porqué se agotó la bateria de mi cámara. Os prometo volver y poner las fotos que no he podido poner esta vez.

Un abrazo muy fuerte i, por favor, seguid leyendo mi blog


Magda Navarro