martes, septiembre 06, 2016

La Alsacia. Un viaje de ensueño



Hola amigos. De nuevo con vosotros para animaros a viajar, uno de los "vicios" mejores que puede tener el ser humano.

Esta vez os hablaré de Alsacia, un lugar encantador y único. Situada junto a Alemania, y teniendo el río Rhone como frontera entre los dos países, ya podéis imaginar la exuberancia de sus tierras. Repleta de colinas, montañas y llanuras. Sus castillos, sus pueblos y sus viñedos no tienen comparación con ningún otro lugar de Francia.


Alsacia es una de los lugares que ha sabido aprovechar mas la nueva reorganización de los departamentos franceses. Siendo una de las regiones mas históricas, ha sabido conservar una identidad fuerte basada en el arte de vivir y ha apostado claramente por la modernización y las energías renovables, siendo hoy en dia una de las regiones más ecológicas y mas dinámicas de todo el país. Se pueden ver placas solares por todos lados y la organización y la limpieza se manifiesta por todas partes.



Su riqueza principal proviene de la producción vinícola. En el año 1863 la filoxera se propagó por toda Europa matando todas las vides. Alsacia también sucumbió a esta plaga. La estrategia que siguió fue de plantar los viñedos inclinados para impedir la acumulación de agua. Se plantan en tierra ácida y se acostumbra a plantar rosales entre ellos. El rosal es sensible a las mismas enfermedades que la cepa pero acusa más rápido cualquier plaga que se contrae en el viñedo y así se puede poner remedio enseguida. En la actualidad, Alsacia posee 52 denominaciones de origen de vino, casi todo blanco, siendo la denominación Riesling la que más fama le ha dado. La variedad negra Pinot Noir (vino tinto) también está muy valorada y es muy apreciada.


Primero nos encontramos con Mulhouse, que es famosa por sus museos insólitos: Museo Francés de Ferrocarriles, Museo de Impresión sobre Tela y, el mas famoso, la colección de automóviles de la familia Schlumpf, que cuenta con mas de 500 modelos.


A 20 km. se encuentra Selestat. Típicamente alsaciano, su Chateau d'eau es una de las edificaciones mas admiradas de esta población. Construido en 1905 para abastecer de agua la ciudad, fue declarado Monumento Histórico el 2 de Julio de 1992. Tiene una altura de 5 metros y una capacidad de 500 metros cúbicos de agua. En su cúpula hay instalado un pararrayos.






Una de las imágenes más características de Alsacia es el castillo de Haut-Koeningbourg, uno de los monumentos mas visitados de Francia. Un castillo construido en el siglo XII que ocupaba una situación estratégica para vigilar las rutas del vino, del trigo, de la plata y de la sal. Los suecos lo dejaron en ruinas durante la guerra de los Treinta Años y el Kaiser Guillermo II lo transformó en una maravilla medieval. 


Esta situado a 12 km.de Seléstat, en la montaña del Stophanberch, a una altura de 755m. A pesar de ser destruido y posteriormente reconstruido (estuvo en ruinas mas de 250 años), el castillo respecta fielmente la arquitectura medieval y sus salas interiores permanecen espléndidas.

El mobiliario y las armas fueron adquiridos a principios de siglo para representar la vida y la evolución del armamento desde finales de la Edad Media hasta la guerra de los Treinta Años. Las escasas reproducciones (entre ellas dos arcas y una estufa) fueron donadas al castillo porqué permitían evocar obras excepcionales.

Fue posesión de los Habsburgo. Pasó después a los Tierstein. En 1865 formo parte del patrimonio de  la ciudad de Sélestat, quién lo donó al emperador alemán Guillermo II de Hohenzollern quién, en 1899 emprendió la tarea de su reconstrucción para convertirlo en museo y así demostrar su poder con la recuperación de Alsacia por parte de Alemania.


Por el tratado de Versalles, en 1919, Francia se convirtió en propietaria de los bienes de la corona alemana y consiguió Haut-Koeningsbourg.


Alsacia cuenta con muchos pueblos protegidos que forman parte de la asociación de los Pueblos mas bonitos de Francia. Entre Colmar y Estrasburgo puedes encontrar muchos de ellos.  

Todos los pueblos poseen las mismas características que los hace únicos: Casas bajitas de tejados pronunciados. Fachadas entramadas (a pan de bois). Calles empedradas. Flores por doquier......


En Ribeauvillé, su calle principal con vistas al castillo, es una preciosidad. Bordeado parcialmente por antiguas murallas cuenta con varias casas medievales y dos iglesias antiguas. Hay tiendas de vino a los dos lados de la calle y sus casas entramadas son maravillosas.


Muy cerca nos encontramos con Riquewihr,  una de las mas bellas poblaciones alsacianas, y con la fama de ser una de las grandes productoras de Riesling, el vino típico de la región. Las bodegas se suceden a ambos lados de la calle principal. Casas entramadas con fecha de 1531 y fortificaciones del siglo XIII. 






Sus murallas y la puerta de entrada a la ciudad, la Torre Dolder, increíblemente conservada, domina todo el conjunto. Como en casi todos los pueblos alsacianos, la calle principal es la mas ancha y, desde allí, salen otras mas estrechas que no podéis dejar de ver ya que, la mayoría de las veces, son las mas típicas y bonitas. Hasta los perros son encantadores y diferentes en Riquewihr!!


A mitad de camino entre Colmar y Estrasburgo se encuentra la población de Obernai. A partir del siglo VII fue propiedad de los Duques de Alsacia. Aquí nació su hija Santa Odilia, venerada por la Iglesia Católica como patrona de Alsacia.



Conserva buena parte de sus casas tradicionales, en un casco urbano de calles con sabor alsaciano. Es algo mayor que los otros pueblos típicos que hemos visitado (alrededor de 10.000 habitantes). Fue muy importante en la antigüedad y después sufrió un declive muy acusado, sobre todo durante la Guerra de los 30 años. Ya en el siglo XVII volvió a prosperar pero sin llegar a ser nunca lo que fue en el pasado.



La plaza del Ayuntamiento, los restos de las murallas, la Fuente de Santa Odile y la iglesia de San Pedro y San Pablo, construida en tonos rojizos, es lo mas importante de esta ciudad medieval, una de las mas visitadas de Alsacia. Dicha iglesia, edificada en el siglo XIX, destaca por sus altas agujas, completamente iguales, que la coronan. 


Tampoco os podéis perder el Pozo de los seis cubos. Este pozo, fue construido en 1579 en estilo Reinassance por un equipo de artesanos de Estrasburgo.  Esta rodeado de esculturas bíblicas evocando el encuentro de Jesús con la Samaritana, la parábola del pan y del vino, etc. En el año 1900 este pozo fue declarado Monumento Histórico. 

Sobre todo no te olvides de visitar Kaysenberg, la ciudad natal de Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz de 1952. Este doctor de la Selva Negra fue médico, filósofo y organista. Lucho toda su vida contra las enfermedades tropicales. Su casa natal esta convertida en museo.
Atravesada por un río y con una arquitectura completamente medieval, es uno de los lugares mas emblemáticos de Alsacia. Se encuentra muy cerca de Colmar.




Hemos llegado a Colmar, capital administrativa de Alsacia. Esta ciudad se desarrolló a partir del cultivo de la vid y posterior producción de vino, gracias a la sequedad de su clima que es muy favorable para sus cepas. Es la 2ª ciudad mas seca de Francia, después de Perpignan. 


Colmar suscita entusiasmo al descubrirla. Está llena de callejuelas estrechas con edificios de arquitectura tradicional, con entramados de madera, rótulos artísticamente forjados y arreglos florales impresionantes. Toda ella es como un museo al aire libre. Es la ciudad natal de Bartholdi, autor de la Estatua de la Libertad de Nueva York.  

Colmar puede estar orgullosa de sus casas históricas. La Casa Pfister, de estilo renacentista, data de 1537. Posee un magnífico mirador y bellas pinturas que representan escenas bíblicas.


La Maison des Têtes (Casa de las Cabezas), de 1609, es un edificio impresionante. Edificado en el lugar que ocupaba el foso de la antigua muralla, debe su nombre a las 111 cabezas y máscaras grotescas que decoran su fachada. La estatua que culmina su fachada es la de Frédéric Auguste Bartholdi. Evoca la edad de oro de la burguesía comerciante de esta ciudad en aquella época. Actualmente alberga un hotel que lleva el mismo nombre.


El Koïfhus (La antigua Aduana) es el edificio público más antiguo de la ciudad. Sus tejas, profusamente decoradas, le dan una elegancia que no se ha podido borrar con los años. Se terminó en 1480.

La Colegiata de San Martín fue edificada en honor a su santo patrón. Cada año, el 11 de Noviembre, se escenifica la historia de San Martín, que donó la mitad de su capa a un mendigo para abrigarlo del intenso frío. En esta representación toman parte muchos habitantes de la ciudad. 


Esta Colegiata está construida en piedra de color amarillo. Hasta 1972 se podía admirar en su interior el famoso cuadro de Martín Schongauer "La Virgén del Rosal". Actualmente se encuentra en el interior de la Iglesia de los Dominicos. Hay que pagar para verlo.



La Rue des Marchands es la calle principal donde se reúnen las mas representativas casas de esta pequeña ciudad pero, lo más típico y lo que os va a parecer un cuento de hadas es La Pequeña Venecia.



La Petit Venisse es  un lugar de casas bajas tradicionales a lo largo de la orilla del río Launch. En la antigüedad era el centro neurálgico de la pesca y la venta de pescado. Estos canales también servían para transportar la uva para transformarla en vino. Se pueden recorrer a pie y en barca, como antaño. No os podéis perder esta parte de la ciudad... es encantadora!


Muy cerca de Colmar, en Ungersheim, se encuentra el Ecomuseo de Alsacia. En un recinto que une antiguas casas de campo rescatadas del abandono. Los visitantes pueden presenciar actividades campesinas tradicionales, admirar los vestidos regionales de aquella época y adquirir mas conocimientos sobre las cigüeñas, que los alsacianos han adoptado como un símbolo de su cultura.

Ahora ya estamos en Estrasburgo. Una verdadera joya de Alsacia. Lo primero que salta a la vista es el edificio Louise Weiss, la sede del Parlamento Europeo.

Es un hemiciclo con capacidad para 750 plazas. Fue terminado en 1999 y está destinado a albergar las sesiones mensuales de esta institución. Aquí se celebran los 12 periodos parciales de sesiones plenarias al año. 
El edificio está atravesado por tres calles internas. La principal en forma de jardín de invierno.

Estrasburgo es la capital del Departamento del Bajo Rhin y, desde el 1 de Enero de 2016, de la región administrativa Alsacia-Champaña-Ardenas-Lorena. Desde la antigüedad fue importante centro de comunicaciones, especialmente fluvial. Ciudad universitaria, con cerca de 60.000 estudiantes, es el mayor centro del país de estudios de tercer grado. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1988.




Al entrar en la ciudad llama la atención una parte de la muralla, construida para defender la ciudad en caso de ser invadida. Cuando se construyó era una fortificación cubierta que servía de protección a todos sus habitantes. A pesar de la desaparición de los tejados, su nombre se conserva: Puentes Cubiertos (Ponts Couverts) Este lugar está dominado por sus 4 torres y sirve de entrada a la Petite France. 
A pocos metros de la muralla se puede contemplar le Barrage Vauban o Gran Exclusa. Construida en 1690 según los planos del ingeniero militar Vauban, permitía inundar la parte sur de la ciudad en caso de invasión.



Muy cerca de Ponts Couverts podemos ver la Église de Sant Paul, edificio de arquitectura neogótica, construida entre 1892 y 1897. Fue diseñada por miembros luteranos de la guarnición imperial alemana destinada en esta ciudad. Destaca su gran altura, ya que la iglesia no ocupa una gran superficie, y la cantidad de portales y entradas que contiene (19 en total). En 1919, después de la devolución de Alsacia a Francia, fue donada a la Iglesia Luterana.





Estrasburgo puede enorgullecerse de poseer una de las Catedrales mas bonitas del mundo. La Catedral de Nuestra Señora de Estrasburgo, construida entre 1015 y 1439, en gres rosado y de estilo gótico tardío, es una joya que impresiona cuando la ves por primera vez. Su torre principal se alza a 142 metros de altura. Fue la edificación mas alta del mundo durante mas de dos siglos. La torre sur, inacabada, permite subir al mirador donde se puede contemplar una de las vistas mas espectaculares de la ciudad.


En su interior, vidrieras profusamente decoradas llaman la atención, al igual que las impresionantes figuras que decoran su fachada. El Rosetón de la parte posterior, magnífico,  está decorado con espigas de trigo, muestra de que era una ciudad rica y próspera. Pero, lo mas remarcable de su interior, es su Reloj Astronómico. Data del siglo XVI y está considerado Monumento Histórico. Este es el tercer reloj de esta Catedral. Del primero (1547-1574) solo queda una figura autómata de hierro en forma de gallo. En el siglo XVI se construyó otro reloj con calendario perpetuo. 
Entre 1838 y 1842, ya en el siglo XIX, Schwilgue construyó el tercero, montado sobre el anterior, que es el que ahora podemos contemplar. Contiene nuevos mecanismos insertados en el antiguo y todos los diales son nuevos. Este alsaciano autodidacta, aprendiz de relojero, llegó a ser profesor de matemáticas, verificador de pesas y medidas y, finalmente, contratista. La ilusión de Schwilgue era la de reparar relojes y esta ilusión le motivó durante toda su vida. De todos los relojes astronómicos que existen en el mundo, indudablemente éste es el mejor.





La parte antigua de la ciudad es un lugar mágico. La Petite France es el lugar mas pintoresco del casco antiguo y declarado Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco, en 1988. Todas sus casas han sido preservadas y son originales de la época. Hay que pasear sin prisa por sus callejuelas y no hay que perderse ningun rincón. Antiguamente los pescadores, molineros y curtidores vivían y trabajaban en este barrio construido al borde del agua. Sus hermosas casas, construidas con entramados de madera, datan de los siglos XVI y XVII. En los desvanes inclinados se secaban las pieles de los curtidores. 


Una de las casas mas admirada y fotografiada es la Casa de los Curtidores. Allí se reunia los miembros de este colectivo para organizar, decidir y concretar sus decisiones. 
Para disfrutar de este lugar os aconsejo un pequeño paseo en barca a lo largo de este pequeño río llamado Ill (afluente del Rhin). El desnivel que aprovechaban los trabajadores de este lugar para hacer girar sus molinos, en la actualidad sirve para una agradable navegación turística. Se pueden ver sus casas desde otra perspectiva y quedareis boquiabiertos contemplando las exclusas y las maniobras ejecutadas por los barqueros. 


Muy cerca de la Catedral encontrareis el muelle desde donde salen los recorridos en barca. Es una experiencia inolvidable!

En la antigüedad, esta zona era la mas pobre de la ciudad y no tenia ningún atractivo para la gente del lugar. Fue en la segunda mitad del siglo XX cuando se dieron cuenta del potencial turístico que ofrecía este lugar. Hoy en dia es la zona mas visitada y un verdadero orgullo para sus habitantes. En Navidad, este barrio es como un pesebre. Todas las casas están decoradas con guirnaldas y profusamente iluminadas con luces de colores. También se instala un pequeño mercado de Navidad.

La estatua de Gutenberg, inventor de la imprenta moderna, preside la plaza de su mismo nombre, frente a la entrada principal de la Catedral.  Esta estatua fue obra de David d'Angers. 
Johannes Gutenberg nació en Magunzia alrededor del año 1400 pero, a causa de sus múltiples deudas, abandonó su ciudad natal y se instaló en Estrasburgo durante 10 años donde ejerció como platero. Durante este tiempo perfeccionó el arte de la imprenta publicando, en 1449,  el primer libro topográfico del mundo occidental. También es conocido universalmente por su Biblia de 42 líneas llamada La Biblia de Gutemberg. 

Todo esto y mas es lo que podéis ver en Alsacia, un lugar donde parece que el ojo humano no puede concebir tanta belleza. Un lugar donde la gente es encantadora. Un lugar donde han apostado por las energías que nos ofrece la naturaleza e  intentan hacer la tierra en que vivimos mas habitable. Visitad este lugar. Seguro que no os defraudará.

Cualquier cosa que necesitéis preguntar, no dudéis. Un abrazo y....feliz viaje!!


Magda Navarro





























lunes, agosto 22, 2016

Fin de semana en Andorra


Maravilloso fin de semana en Andorra



Hola amigos.
De nuevo con vosotros para presentaros un fin de semana algo diferente de lo habitual. Antes del verano estuve en Andorra y fue tan maravilloso que tengo que haceros partícipe de mi experiencia... empezamos?

Como siempre os recomiendo salir pronto de casa. Se encuentra menos tráfico, la temperatura es mas agradable y se llega a los lugares que queremos visitar con tiempo suficiente para poder disfrutarlos.

Se puede ir a Andorra por el Túnel del Cadí o por la A-2, autovía que va a Lleida. El túnel resulta francamente caro. Si vais por la A-2, al ser gratuita, solo gastas en gasolina. Por el dinero que cuesta pasar por el túnel tienes la gasolina de ida y vuelta a Andorra. Acuérdate de cargar el depósito allí. También ésto te ayudará a que te salga más económico el viaje.




Ya estamos en la A-2. En el km. 545, al lado de Jorba, hay un desvío para ir a coger 1412, dirección Calaf-Andorra.Ya sabes que tienes que parar a menudo para descansar. Calaf está a 88 km. de Barcelona y es un buen lugar para hacer un alto en el camino y tomar un café. Cruzamos el pueblo de Pons. Justo salir del pueblo, a la izquierda, enormes losas de piedra cubren la montaña durante bastantes kilómetros... serán restos de erupciones volcánicas de la antigüedad? A tener en cuenta que, durante unos kilómetros,la señal del móvil es debil. En algunas curvas no tan siquiera hay cobertura.


A partir del km. 134 empezamos a divisar el pantano de Oliana. Precioso. Tomaros 10 minutos para contemplar esta maravilla. Pasamos por la Ribera Salada. Llegamos a Coll de Nargó, rodeado de agua del pantano por todas partes y coronado por altísimas montañas. Contemplad la mole que queda a vuestra derecha: es inmensa.




En el km. 161 encontrais Organyá. La carretera continua siendo muy hermosa y con poco tráfico. Aún hay agua del pantano y las montañas, soberbias.
Estamos llegando a La Seo de Urgell. Vale la pena emplear media hora para visitar su catedral. Es la única Catedral íntegramente Románica que existe en Cataluña y es considerada un ejemplar único dentro del arte románico.



Desde aquí hasta la frontera de Andorra, unos 15 km.   A veces tienes que hacer un poco de caravana. Según la afluencia de vehículos. Entramos por la Farga de Moles. Enseguida encontramos San Juliá de Loira. Aquí se puede admirar varias iglesias románicas. Si vais con niños pequeños es interesante visitar Naturlandia. Una  de las atracciones más interesantes de este parque es el Tobotronc que es el tobogán más largo del mundo (5,3 km.de recorrido). 
Sentados en un cómodo trineo de dos plazas, controlado en todo momento por vosotros mismos, este viaje por el interior del bosque os permite conocer la naturaleza de la Rabassa i otras montañas del Principado.



Llegamos a Andorra la Vella. Es la capital y el centro neuralgico del Principado de Andorra. Importante eje comercial con una gran diversidad gastronómica. El río Gran Valira atraviesa toda la ciudad. A ambos lados hay comercios y restaurantes de manera que el medio urbano y rural se encuentran estrechamente relacionados. Numerosos puentes cruzan el Gran Valira. Cafeterías, lugares de reposo y esculturas forman estos encantadores puentes




La parte histórica de Andorra la Vella es única. Sus calles estrechas coronadas por altas montañas le dan un encanto que tardareis en olvidar. En el centro de la ciudad se encuentra el Parque Central, un lugar privilegiado pensado para el descanso y el ocio. Los amantes de la cultura no deben perderse el Valle de Mandrieu, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.





Visita obligada es la Iglesia de San Esteban, con su atrio y campanario del siglo XI. En 1940 hubo una remodelación a cargo del famoso arquitecto Josep Puig i Cadafalch.
El interior de la iglesia es austero. Una viga de madera policromada y algunos retablos barrocos resultan muy interesantes.



En esta parte antigua de la ciudad, alrededor de la Iglesia de San Esteban, se encuentra la Casa de la Vall. Casa fuerte del siglo  XVI que, en la actualidad, es el Consell General (Parlamento Andorrano). También podréis admirar casas muy antiguas llenas de encanto, la mayoría de las cuales se han convertido en farmacias, ópticas, perfumerías o grandes almacenes, pero siguen siendo hermosas. 




Al día siguiente fuimos a visitar la parte más alta. Nos dirigimos a Canillo para visitar el Santuario de Nuestra Señora de Meritxell. Según la leyenda, un pastor encontro la imagen de la virgen debajo de unos rosales floridos,  en invierno. El pastor se llevó la imagen a su casa pero la imagen volvió, por tres veces, al lugar donde fue encontrada. Finalmente, se construyó una capilla en aquel lugar.



Era de estilo románico y fue reformada completamente en el siglo XVII. En 1972 se declaró un gran incendio y quedó todo reducido a cenizas, incluso la Virgen que era tan venerada. En 1976 se encargó al famoso arquitecto Ricardo Bofill la construcción de esta Basílica, quién la diseñó con una arquitectura mas moderna. Esta construida con materiales tradicionales del lugar y con una mezcla de estilos que pretende fusionarse con el espacio que le rodea.  

                                                    


En el interior hay esculturas de los siete santos titulares de las siete parroquias de Andorra. También hay un pequeño museo con restos de la basílica original.
Se puede llegar en coche hasta la misma puerta. La entrada es gratuita. Está sólo a 15 minutos en coche de Andorra la Vella. En Julio y Agosto esta abierta todos los días de la semana y hay visitas guiadas gratuitas. Los demás meses del año, esta cerrada los martes.



Dejamos este bello lugar para subir un poco más por la hermosa carretera y llegar hasta el enclave de Sant Joan de Caselles. Estamos en el antiguo camino de Canillo, hoy carretera nacional. La mole de esta hermosa Iglesia románica de finales del siglo XII se puede ver desde la carretera ya que está situada a la derecha mismo por donde estaréis circulando. Debido a su hermosa arquitectura, está considerada como uno de los ejemplos más populares del arte románico andorrano. 

Esta joya del románico presenta una sola nave, alta y sencilla, con campanario de torre. La nave tiene un ábside semicircular y se remata con una sencilla cubierta de madera. El campanario, en origen, era independiente del resto del conjunto arquitectónico, lo que le convierte en un caso único en el Principado. Hay espacio para dejar el coche. 

Continuando por la carretera llegareis a Canillo. En el mismo centro está situado el Palau de Gel, al pie de la estación de esqui Grandvalira.
Hay una gran variedad de actividades que combinan ocio y deporte, gastronomía y salud. El centro funciona de 10 a 23 horas.

Ya de vuelta a Andorra la Vella, si aún tenéis tiempo para ver una maravilla, una vez pasado Encamp, tomad la pequeña carretera que señala LLac d'Engolasters. El lago, lleno de historias fantásticas, ocupa el lugar que, en tiempos muy antiguos, ocupaba un hermoso pueblo. Está a una altitud de 1.616 m. sobre el nivel del mar y la vista que ofrece es de las mas hermosas del Principado. Situada justo al mismo borde de la carretera, la hermosa iglesia románica de Sant Miquel d'Engolasters bien merece una parada.

No tengo fotos de este último lugar porqué se agotó la bateria de mi cámara. Os prometo volver y poner las fotos que no he podido poner esta vez.

Un abrazo muy fuerte i, por favor, seguid leyendo mi blog


Magda Navarro







lunes, septiembre 07, 2015

Fin de semana en Montpellier

 Fin de semana en Montpellier



Hola amigos!!

Después de bastante tiempo sin estar en contacto con vosotros, vuelvo para proponer un viaje ideal para un largo y diferente fin de semana: Montpellier. A 330 km. de Barcelona y a 11 km. del mar, la capital del Languedoc-Roussillon, con una población de unos 268.000 habitantes, es una ciudad de tradición universitaria. Su población es eminentemente joven.... uno de cada cuatro de habitantes de Montpellier es estudiante! Por esta razón hay mucho ambiente y una animada vida nocturna. Esta capital se caracteriza por su dinamismo, y su ciencia para edificar la ciudad. Sus espléndidos edificios, parecidos a la parte más elegante de Paris, se conservan intactos sin que edificaciones modernas rompan la hegemonía de su encanto, convirtiéndose así en un relax para el visitante. 


Sus balcones de hierro forjado y unas estrictas normas de urbanismo, hacen de esta ciudad un lugar excepcional para caminar por sus calles. El centro histórico, l'Écusson, llamado así porqué recuerda la forma de los antiguos escudos franceses, es completamente peatonal y permite al visitante descubrir esta bella ciudad a pie y moverse con toda tranquilidad. Esta lleno de acogedoras calles estrechas y plazas soleadas, con muchas tiendas y cafés con terrazas para poder descansar. En los años 50 se pavimentó casi en su totalidad con baldosas prácticamente iguales, con una ligera inclinación hacia el centro de la calle, donde se encuentran las rejas de los desagües. De esta manera la calle no queda nunca encharcada. Sus cuatro líneas de tranvias hacen que la ausencia del coche particular no se tenga en cuenta.





Montpellier también es famosa por su turismo de negocios, desarrollado hace unos 15 años alrededor del Palacio de Congresos, que se coloca en el primer puesto francés en términos de frecuentación anual. Aquí podemos ver la linea 1 del tranvia que recorre toda la ciudad. Hay 4 líneas de tranvias a cual más alegre y colorido.




Montpellier, al estar situada tan cerca del mar, se beneficia de un clima templado y soleado. La playa de Villeneuve lès Maguelone está solo a 10 km. de la capital. Se puede llegar a llegar en trenecito turístico y, además... es gratuíto!!
Esta ciudad ha sabido guardar un tamaño humano que le permite estar regularmente a la cabeza de las clasificaciones sobre la calidad de vida. En solo 30 años ha logrado ser la 8ª metrópoli francesa.




El lugar más importante de la capital es La Place de la Comédie, "l'oeuf" (el huevo) llamada así por su forma oval. Por esta plaza, situada en un lugar estatrégico, acostumbran a pasar cada día casi la totalidad de sus habitantes. 
La Ópera Comédie, situada en un extremo de la plaza, fue edificada en el año 1888 basándose en la Ópera Garnier de París, y es un lugar imprescindible para la sociedad de Montpellier. Se ofrecen óperas y comedias clásicas. Para la burguesía de principios de siglo, era imprescindible ir a la ópera y edificar mansiones, cada una más suntuosa que la anterior.




La Fuente de las 3 Gracias (Aglaya, Eufrósine y Talía), obra de Étienne Dantoine del año 1773, preside el centro de la plaza y es uno de los monumentos más queridos y emblemáticos de la ciudad. En principio estaba ubicada en el hall de la Ópera Comédie.
Al otro lado de la plaza se encuentra la Explanade Charles de Gaulle y el Jardin du Champ de Mars




Dejando atrás la Ópera Comédie, nos adentramos en la parte vieja. Aquí podemos contemplar la Torre de la Babotte. Esta Torre de Defensa pertenece a la Edad Media. Era una de las 25 torres que defendían la ciudad. La construcción de dos pisos añadidos en el Siglo XVIII fue para albergar la Sociedad Astronómica. Se consideraba el punto mas alto de la ciudad y permitía ver el cielo sin ningún problema. Hoy en día es sede de la Federación de Astronomía Popular del Midi. En su interior se conservan importantes archivos y se ofrecen interesantes reuniones. Aún puede verse un reloj solar francamente deteriorado. Está declarado Monumento Histórico.




Estamos en el barrio de Saint Roch. La Mansión Saint-Côme fue erigida en 1757 por el arquitecto Jean-Antoine Giral con los fondos legados por Francoise Gigot de Lapeyronie para servir de anfiteatro al Colegio de Cirugía hasta la Revolución francesa. En aquel tiempo las especialidades de Cirugía y  Medicina estaban completamente separadas. Ser cirujano se consideraba un oficio parecido al de barbero o carnicero. En cambio el médico poseía un status superior con una carrera universitaria reconocida. Su hijo, Francoise de Lapeyronie, un cirujano excepcional, logró que la carrera de cirugía tuviera una qualificación igual que la de medicina. Este ilustre personaje llegó a ser el primer cirujano del rey Luis XIV. Este edificio alberga, hoy en dia, la Cámara de Comercio. 

Las callejuelas estrechas del Barrio Histórico tienen un encanto especial. Encontrareis mas de 80 mansiones y palacetes que fueron construidos durante los siglos XVII y XVIII, cuando Montpellier llegó a ser la Capital del Languedoc. 

Muchos de ellos están cerrados al público y solo pueden visitarse en visita guiada de la Oficina de Turismo. También encontrareis muestras de artistas callejeros. Al principio de esta calle se puede ver, en la parte superior derecha, una media bicicleta: arte urbano. La placa de la izquierda está al lado de una casa antigua. Es un recuerdo de la persona que nació en ella. En este caso se refiere a una persona ilustre de Montpellier. 

Continuamos viendo más casas antiguas. Siguiendo la calle de l'Ancient Courrier,  llegamos a la casa donde nació Don Jaime el Conquistador, hijo de Doña Marie de Montpellier y del rey de Aragón. Durante la dominación aragonesa la prosperidad de la ciudad fue creciendo y llego a tener una verdadera democracia. Montpellier perteneció al Reino de Aragón hasta el año 1.349, cuando fue anexionada a Francia. 





Estamos frente a la iglesia de Saint-Roch, patrón de Montpellier. Saint-Roch nació en Montpellier. Era una persona con una gran fortuna personal, la cual donó integramente ayudando a la gente enferma y necesitada, tanto en Italia como en Francia. Se le reconoció en vida lo que estaba haciendo y, para rendirle homenaje, se erigió esta iglesia en su ciudad natal. La iglesia data del siglo XIX. En su interior una estatua del santo, obra de Baussan del año 1884 y un órgano, también de esta misma fecha. Las vidrieras son espectaculares




El barrio mas bohemio de la ciudad está en esta parte de la ciudad. Es un barrio tipicamente estudiantil y con mucha animación a todas horas. La pared de esta casa, sin ningún encanto, ha sido pintada y permite al paseante entrar en el universo del arte justo doblando una esquina. Numerosos frescos de este tipo visten las paredes de Montpellier. Esta muestra se encuentra en la misma plaza Saint Roch. Muchas de estas obras han sido realizadas por Mad'Art Concept. 


La Place Jean Jaures, llena de paseantes, animación, restaurantes y terrazas, dan un toque de alegría y tranquilidad al viajero que la visita. Un lugar ideal para relajarse un poco. Estas pequeñas plazas, arboladas, son el punto ideal para un pequeño descanso. Esta ciudad se caracteriza por su facilidad en visitarla. Te sientes a gusto y cómodo desde el primer momento. 

Montpellier siempre ha sido considerada tierra  de tolerancia y acogida, tal y como atestigua este subsuelo de una casa del Centro Histórico. Una escalera muy estrecha lleva a una piscina de pequeñas dimensiónes. Es un Mikvé medieval. Fue descubierto, por casualidad, en los años 70. Son unos baños medievales rituales judíos, testimonio de la importancia de la comunidad judía en esta ciudad. Datan del siglo XII y son unos de los más antiguos de Europa.




Cuna de la enseñanza de la medicina, Montpellier debe su fama a su Facultad, la escuela de medicina más antigua del mundo occidental todavía en activo.
Montpellier no tenía ni dos siglos cuando, en 1180, su señor, Guillermo VIII firmó un edicto sorprendente: Cualquiera, fueran cuales fueran sus orígenes o su religión, tenía derecho a enseñar medicina en esta ciudad. Así fue como nació, a finales del siglo XIII, la Facultad de Medicina. En su tiempo, Rabelais estudió allí, tal y como atestigua su toga a la entrada del Salón de Actos. También fueron alumnos de esta Facultad los ilustres Nostradamus, Rondelet, Arnau de Vilanova y Ramón Llull.

Junto a la Facultad podemos visitar el Conservatorio de Anatomía. Ha sido una herramienta pedagógica incomparable para generaciones de estudiantes, antes de que existieran las técnicas actuales de exploración del cuerpo humano.
Posée mas de 5.600 piezas de una riqueza inestimable, en un edificio que data de 1851.

Justo detrás podeís admirar el Jardin des Plantes. Fue creado en 1593 por Pierre Richer de Belleval, por encargo de Enrique IV, con el fin de disponer de plantas medicinales. Reservado durante muchos años a los Botánicos de la Facultad de Medicina para estudio de la vida de las plantas, fue ampliado y abierto al público en el siglo XIX. Fue el primer Jardin Botánico de Francia. 





La Catedral se encuentra justo al lado de la Facultad de Medicina. Esta antigua capilla benedictina fue mandada construir en 1364 por el Papa Urbano V, quien había estudiado en Montpellier. En 1536 este conjunto arquitectónico fue declarado Catedral gracias a sus dimensiones excepcionales. Ejemplo representativo del gótico meridional, es la única iglesia medieval del l'Écusson que sobrevivió a las guerras de religión. Su imponente porche, sostenido por dos pilares circulares, crean un efecto de fortaleza medieval. En el interor se puede admirar una obra de Sébastien Bourdon.


Volvemos a la Rue Foch y podemos contemplar, a la derecha, el Palacio de Justicia. Edificio neoclásico construído en 1853. Fué edificado en el mismo lugar en que, antaño, estaba situado el Castillo de los Guilhem.

Ahora, enfrente, tenemos el Arco de Triunfo.  A finales del siglo XVII, el administrador del rey, decidió construir dicho Arco de Triunfo, imitando las puertas parisinas, en honor de Luís XIV. Está construído en el lugar que ocupaba una de las 14 puertas de la antigua muralla de la ciudad. Por una estrecha puerta situada en el lado derecho del arco, se puede subir a la parte alta del monumento a través de una empinada escalera de caracol. 



La vista desde la cúspide es espectacular. Por un lado, en días claros, se divisa el mar. Desde arriba se puede ver todo el conjunto del l'Ecusson, con sus torres y sus iglesias. Por el otro lado, contemplar la Place Royale du Peyrou desde la altura, es una maravilla. Vemos en primer término la estatua ecuestre de Luís XIV y, en segundo término, el Chateau d'Eau. 

El Chateau d'Eau, clasificado como Monumento Histórico, era el depósito de agua de Montpellier, que provenía del Acueducto de Saint-Clément y, desde aquí dicha agua, se distribuía a toda la ciudad. Este Monumento fue realizado al mismo tiempo que el Acueducto.




Detras y hacía la izquierda, puede verse el Acueducto de Saint-Clément. 
Este acueducto, construído por el ingeniero Henri Pitot de Launay en el año 1754, con dos órdenes de arcos, servía para llevar agua a la ciudad desde los manantiales de Saint-Clément, que distaban 14 km. Dicho ingeniero se inspiro, para su construcción, en el acueducto de Pont-du-Gard.

Es hora de que dejemos la parte antigua de Montpellier y nos adentremos en su nuevo barrio:
                       
ANTIGONA

A finales de los años 80 el Ayuntamiento compra las 40 hectáreas que ocupaba un terreno militar, situadas en la parte este de la ciudad. El motivo era crear un nuevo barrio... la ciudad se estaba quedando pequeña para albergar a sus habitantes. El arquitecto catalán Ricardo Bofill concibió Antígona. Es una anchísima calle peatonal de 1 km. de longitud, destinada a unir el Casco Antiguo con el rio Lez. Se accede a él a través de un impresionante Centro Comercial donde hay infinidad de tiendas de todos los estilos. Con la construcción de este hermoso barrio neoclásico, Ricardo Bofill ha querido rendir homenaje a la antigüedad. Grandes edificios de piedra blanca, cornisas, arcos, estatuas y fuentes hacen referencia a la mitología.... Es una verdadera proeza urbanística. Visto desde lo alto parece una ciudad salida de la Grecia antigua. 



Este barrio alberga viviendas sociales y equipamientos colectivos, con una gran profusión de hoteles y restaurantes. Es un barrio muy abierto y luminoso, con grandes espacios y mucho lugar para caminar, correr y practicar deporte. Todas las calles llevan nombres de la Antigua Grecia y, cuando alzas la vista y te encuentras con columnas parecidas al Partenón o con fuentes apoyadas sobre figuras mitológicas, la verdad es que te sientes a gusto recorriendo sus calles.
Aparte de esta barrio, que me gusto mucho, últimamente se han creado otros:Port Marianne (1992-2010), barrio moderno y contemporáneo por excelencia y Odysseum, la zona de ocio de Montpellier, al final de la línea 1 del tranvia. 
En este barrio se reunen mas de 100 tiendas y en el se encuentra el Acuario Mare Nostrum, el Planetario y varios restaurantes temáticos.
No obstante, no tuve tiempo de visitarlos. Os prometo que, en otra ocasión, volveré a Montpellier para acabar de ver lo que no me dió tiempo de visitar.
Un consejo. Al llegar a Montpellier hacer una visita a la Office du Tourisme. Allí os proporcionarán planos y guías de la ciudad. También podeis apuntaros a una visita guiada. Las hay en español y, de verdad, vale la pena. 

Ahora solo me queda dar las gracias a la Office de Turisme por la ayuda y los consejos que me dieron en todo momento. Las fotografías de la Facultad de Medicina,  Le Corum y el Centro Comercial, también son gentileza de la Office de Turisme

Os deseo que, cuando visiteis Montpellier (que estoy segura que lo hareís pronto), os guste tanto como a mí. Un abrazo muy fuerte


Magda Navarro