miércoles, octubre 23, 2013

Nieve en L'Auvernia


        Nieve en Mont-Dore (Auvernia)




¡Hola amigos!
Espero que el verano haya sido agradable para todos.
Como que el tiempo pasa tan deprisa, voy a hablaros ya de las próximas vacaciones de invierno.
Todos los que estamos esperando los días de esquí quizá estamos pensando en algún lugar diferente en el que podamos hacer diferentes actividades. Hoy os propongo Mont-Dore, en la bella región de l'Auvernia, que, durante el mes de Febrero se convierte en el lugar preferido de los pintores de Francia. Aquí se celebra, desde el año 2005, el Salón del Arte Fantástico Europeo (SAFE).


Durante este mes, las Termas Neo-bizantinas de Mont-Dore se transforman en una increible Galeria de Arte exponiendo obras originales realizadas por los más prestigiosos artistas del movimiento "Les Héritiers de Dalí" y presentadas dentro del marco de SAFE (Salón Arte Fantástico Europeo).  Estas exposiciones de tan alto prestigio se reservan, normalmente, para las grandes ciudades. El caso de Mont-Dore es un caso especial y digno de ser admirado.
El dia de la inauguración y durante todos los dias en que las obras están expuestas, muchas personas y personalidades de la cultura desfilan por esta pequeña localidad. Mr.Louis Giscard d'Esteign, Alcalde de Chamalières, diputado por la región Puy-de-Dôme y Vice-Presidente de la Asamblea Nacional, es un habitual de este encuentro y siempre se encuentra dentro del Comité Organizador. También el Presidente del Reial Cercle Artístic de Barcelona, Sr. José Félix Bentz, cada año forma parte del jurado. Por esta razón  he escogido este lugar ya que, aúnque nuestro propósito sea esquiar, si podemos hacer un poco de turismo y éste puede ser cultural, creo que las vacaciones serán mucho mas gratificantes.


El pueblecito de Mont-Dore está en L'Auvernia, una de las partes de Francia menos conocida en nuestro país. L'Auvernia es tierra de volcanes. Está situada dentro del macizo Central, a 656 kilómetros de Barcelona. Esta región se extiende desde la cadena  de los Puys hasta las montañas de Cantal. Es un inmenso territorio conformado por unos paisajes, una fauna y una flora estraordinaria. El "Parque Natural Regional de los Volcanes de l'Auvernia" data del 25 de Octubre de 1977. Es el Parque Regional más grande de Europa, donde el dominio de los volcanes y los lagos de cráter, junto con las granjas de altitud, marcan el paisaje. Las altas cimas alcanzan los 1.800 m. de altitud y puede presumir de tener el aire más puro de Europa. Este parque natural ocupa una extensión de 395.000 hectáreas y la altura varia entre los 400 m.hasta llegar a los 1.886 m. en el Macizo de Sancy.
En verano es un vergel. En invierno es como un inmenso pesebre. El mero hecho de llegar a este bello lugar merece la pena: Primero porqué llegamos por la autopista  A-75 que, por pasar siempre entre altas montañas y a unas alturas sorprendentes, ofrece unas vistas espectaculares y, segundo, porqué una gran parte de la misma es gratuita.
En estas fechas en las que ya pensamos en  pasar unos días disfrutando de la nieve enseguida que llegue, os invito que me acompañeis en mi recorrido hasta Mont-Dore, este bello lugar que, sin lugar a dudas, os va encantar. Si me dais permiso, vamos a empezar nuestro viaje.

Pensad que, si programais salir pronto, tendreis tiempo para todo y, en invierno, la metereología es impredecible.

Solo pasar la frontera espezamos a divisar cumbres nevadas. Estas fotos fueron tomadas el invierno pasado que, como recordareis, fue un año de nevadas excepcionales. Continuar por la A-9 hasta la salida 34 (Millau-Clermond-Ferrand) Continuar dirección Agde y, a los pocos km. entraremos en la A-75. A la derecha dejamos Saint-Guillem-le-Desert, encima de una loma. Mas adelante, Lodève, un pueblo amurallado precioso. Pasamos por las Causses, declaradas Patrimonio de la Unidad por la UNESCO el pasado mes de Octubre.
Continuamos por la autopista A-75. Llegamos a la salida 49: Le Caylar- La Couvertoirade. Aunque está todo nevado, nos aventuramos  a recorrer los 6 km. que nos separan de la autopista para ir a visitar esta soberbia construcción de los Templarios.
La fortaleza de la Couvertoirade es preciosa y, junto con el pequeño pueblo, está clasificado como uno de los "Pueblos más bonitos de Francia". La nevada dejó, el año pasado,  el aparcamiento inutilizable pero dejamos el coche en un recodo. Había medio metro de nieve y el acceso a las estrechas calles se hacía casi imposible. Subir a la iglesia fue casi un reto pero valió la pena.


Sus maravillosos "vitraills" brillan como nunca con el sol y la nieve del exterior... No se ve nadie, solo los preciosos gatos que, impasibles a las inclemencias del tiempo, son sus únicos habitantes en invierno. Solo entrar en el recinto ya nos viene a dar la bienvenida un hermoso ejemplar que nos sigue durante toda la visita.
Volvemos al coche. Continuamos subiendo. Cada vez rodamos a mayor altura: 800, 900, 1.000, 1.200 m.... El paisaje más y más hermoso. Nieve, mucha nieve por todos lados y pueblecitos que parecen sacados de una postal.

Ahora, preparad vuestras cámaras: Vamos a cruzar el famoso Viaducto de Millau (Km. 442). Construido por el famoso ingeniero Norman Foster, es una obra impresionante de la ingeniería moderna. (Leer más en Una semana en la Auvernia).
Estamos llegando a Saint Fluor. Está situada en el extremo de una roca basáltica. En el año 1317 era la capital religiosa de la Alta Auvernia. Las dos inmensas torres que podemos admirar desde la autopista pertenecen a la Catedral de San Pedro. Parecen 2 inmensos cuernos de toro que se alzan como si quisieran tocar el cielo. Esta catedral es de estilo gótico y está construida con piedra volcánica. Delante de la catedral hay un mirador donde se puede ver toda la parte baja de la ciudad, junto con el rio que la atraviesa.

En la salida 30 se encuentra el Viaducto de Garabit. Es una obra impresionante del ingeniero Gustav Eiffel. Este fantástico viaducto permite cruzar le "Barrage de la Trullère". Si disponeis de tiempo, os recomiendo bajar hasta su base, junto al rio. Desde este lugar se puede contemplar con toda su majestuosidad. 
Lo ideal sería salir de la A-75 por Issoire pero, a causa de la nieve no pudimos pasar por el "Col de la Croix Morand". En este caso, tuvimos que salir muy cerca de Clermond-Ferrand y, desde allí, llegar a Mont-Dore. Se hacen más kilómetros pero la seguridad se antepone a todo.

Cuando llegamos a Mont-Dore todo el mundo se queda embelesado. El pueblo está a 1.050 m. de altitud. Francamente, después de 12 días de nevar sin parar, el paisaje no puede ser más bucólico. Mont-Dore es una pequeña ciudad termal de fama bien merecida y, asimismo, una estación de deportes de invierno. Esta situada a los pies del volcán de Sancy, que es el punto más elevado del Macizo Central: 1.886 m.

Dispone de varios establecimientos termales de calidad y unas magníficas pistas de esquí pero mantiene un característico ambiente familiar que la hace diferente y muy querida por las muchas familias que pasan sus vacaciones de invierno aquí, año tras año.
Sus famosas Termas están inspiradas en la arquitectura neobizantina. En su interior se pueden admirar mosaicos y frescos excepcionales. Sus preciosas columnas le dan un aire elegante y majestuoso. Fué un lugar muy concurrido por la aristocracia y la burguesia de finales del siglo XIX.

A la mañana siguiente, a veces con sol, a veces con nieve, Mont-Dore nos ofrece todo lo que se puede desear para pasar unos días disfrutando de la nieve.
Delante mismo del Grand Hotel de Mont-Dore se puede coger un bus (gratuito) que, en menos de 15 minutos, te deja en las mismas pistas de Puy Sancy. A 3 km. del pueblo también hay un telesilla que sube hasta la cumbre.

Arriba, en la estación de esquí, hay un restaurante y escuela de esquí para los más pequeños. También están los remontes para los más atrevidos. En fin, todo lo que se necesita para poder pasar unas horas deliciosas practicando el deporte que más nos gusta: el esquí.

Luego, de vuelta al pueblo, sus pequeños comercios con productos de la región (quesos, embutidos, miel, patés...) y sus cuidados restaurantes, bares con terraza y snacks terminarán de hacer de vuestra estancia un recuerdo imborrable.  Los viernes por la mañana hay un mercado con todo lo que un visitante pueda desear: embutidos, miel, quesos de las 5 denominaciones re origen (Cantal, Fourme d'Ambert, St. Nectaire, Salers y Le Bleu d'Auvergne), licores, pastelitos típicos, etc. También podreis encontrar gorros, bufandas, chaquetas... En fin, un mercadillo de lo más interesante.


Bueno, queridos amigos viajeros, ahora solo falta encontrar unos días de vacaciones para el próximo mes de Febrero y disfrutar de todo lo que os he contado. Si quereis leer más información sobre la región, poner en el buscador de Google: Una semana en la Auvernia. Lo encontrareis en la primera página y podreis leer un bello recorrido por toda la región. Este viaje lo disfruté hace unos años, en verano, y fué una experiencia inolvidable.

Un abrazo muy fuerte


Magda Navarro

www.viajes-en-coche.blogspot.com